; //
  • 7 #Enamorar-me

    . 14 febrero 2014



    Rebobinando...


    'El amor' Luis García Montero


    Echo la vista atrás, y lo primero que pienso es que hubiese sido una buena candidata para Cyrano, porque las veces que me he enamorado han sido por las palabras. Bueno, aunque no sé si llevado a ese extremo, porque mis experiencias no han sido epistolares (aunque algo ha habido), ni tan poéticas... lo que quiero decir es que mi forma de enamorarme, hasta el momento, ha sido a golpe de conversación. De buena conversación. 

    Digamos que ese sentimiento extraño me llega primero a través de las palabras; después de tiempo y de muchas conversaciones (aderezadas de ingenio e inteligencia, claro), y es entonces cuando siento el aviso, y empiezo a fijarme en otras cosas, que también hacen lo suyo en esto de enamorarme

    Veamos: 

    Las formas y la educación. Me derrito ante un hombre caballeroso. 
    El sentido del humor.  Y no me refiero a que me haga reír, sino a que nos riamos juntos; a que tengamos el mismo sentido del humor, que en mi caso es bastante particular.
    La actitud ante la vida. Joie de vivre. Necesario que comparta conmigo esa pasión de vivir, de experimentar, de sentir intensamente... Imprescindible.
    Que me provoque admiración. Es la base donde se empieza a gestar mi enamoramiento, al igual que cuando se va perdiendo, comienza a decaer.
    Y lo que remata el proceso es sentirle entregado a la causa. Que sea su centro. No me gustan las medias tintas.

    Alguna cosa más hay, por supuesto, pero son aspectos específicos de cada proceso de enamoramiento, (porque cada enamoramiento es un mundo) pero, así en general, es como yo me comienzo a #enamorar.



    Y hasta aquí mi contribución a la palabra de la semana

    ¡Feliz fin de semana!


    Pin It
    votar

    7 comentarios :

    Dorothy dijo...

    Podría firmar esta entrada. Por lo de la conversación, por lo del sentido del humor, por lo de la fobia a las medias tintas y, sobre todo, por lo de la admiración. Sólo cuando admiras a quien tienes contigo por algo que no tenga nada que ver con el 'nosotros' hay posibilidad de salvar ese nosotros del naufragio. Siempre tendrás esa admiración para agarrarte.

    Un besazo, Bea

    María Luz dijo...

    ¡Yo también la firmo!
    Y aunque coincido en que "cada enamoramiento es un mundo", por lo que leo al fin y al cabo no diferimos demasiado unos de otros.
    ¡Linda entrada!

    ¡Besito!!

    Mariuca BOLAÑOS dijo...

    Nunca e he planteado demasiado en que consiste el enamoramiento porque i experiencia e dice que es uy difícil de clasificar y que es ás un olor, una sensación que una serie de características que nos gustaría ver en otra persona. He encontrado hombres perfectos en sus formas, en su lenguaje, en sus gestos a los que he apreciado pero de los que no me he enamorado.
    El amor sigue siendo una incógnita para í.
    Un saludo.

    Sí es lo que parece dijo...

    Qué lindo Bea, me gusta cómo lo expresas
    Me siento identificada en algunas cosas, me enamora una buena conversación, amena, inteligente, divertida, me enamoran incluso algunos gestos involuntarios. Y por su puesto me enamora cómo me haga sentir esa persona y me desenamora cuando siento que he pasado a ser su segundo plano y ha perdido el interés por enamorarme :/

    Feliz finde!

    Laura. M dijo...

    Que razón tienes. Ha golpe de conversación me enamoré Bea.
    Y el resultado ha sido bastante bueno. Conocí a Paco con 16 años y ahí andamos. Compartimos las mismas aficiones, creo que eso importante siempre... la moto, la caravana y vivir la vida.
    Y en cuanto a la entrega, siempre hemos sido lo primero el uno para el otro. Cuidar de tu pareja y que te cuiden eso no tiene precio ;)
    Buen fin de semana.
    Un beso

    Mi Álter Ego dijo...

    Para mí también es fundamental la conversación y el sentido del humor. Lo demás viene rodado. Jajaja. Besotes!!!

    Carmen Cascón dijo...

    Estoy de acuerdo contigo en esos puntos fundamentales que te enamoran en un hombre. A mí me gusta que sea caballeroso, educado, culto y mayor que yo. Pero, si te digo la verdad, los asuntos del corazón son un misterio. Lo mío fue a primera vista y no tuve en cuenta ninguna de estas teorías, salvo la de que es mayor que yo. Nos parecemos muchos en los gustos, pero nada en otras cosas. Eo sí, le encanta el arte y viajar, como a mí, es un pedazo de pan, trabajador y me mima (quizá demasiado).
    Un beso