; //
  • 25 Entrevistas de trabajo inolvidables

    . 22 noviembre 2012

    Esta mañana ante una situación absurda (he entrado en el despacho equivocado, y he estado hablando unos 5 minutos con una persona pensando que era otra persona...), me he acordado de otra situación absurda.

    Me pasó hace tiempo y fue en una entrevista de trabajo:


    Buenos días, CreatiBea ¿verdad?
    Sí, buenos días.
    Pase y siéntese.

    Y CreatiBea se sienta en la silla del entrevistador.
    Y el canalla del entrevistador no se lo dice hasta el final de la entrevista.

    (Tierra trágame)

    En fin, que esta anécdota me ha hecho también recordar otros malos tragos pasados (y alguna anécdota divertida) durante algunas de mis  entrevistas de trabajo.

    Ahí van:

    La peor fue aquella en la que me quedé muda. Y no es una exageración, ni una forma de hablar.  Me quedé bloqueada, con un montón de posibles respuestas corriendo sin control por mi cabeza, y  yo, sin poder decir palabra. 

    Los entrevistadores (eran dos) se esforzaban, y cambiaban el tono, e incluso la pregunta para ver si reaccionaba, pero yo nada, muda, sin decir ni pío.

    Fue angustioso, y uno de los momentos más patéticos de mi vida.

    Y terrible, sobre todo porque el trabajo me interesaba muchísimo y, claro está, nunca más tuve noticias de aquella empresa. Lógico y normal.



    En otra, lo que me falló fue una pierna; la lengua bien esta vez. 

    No sé por qué, digo yo que por la tensión en el tiempo de espera, cuando entré y me acomodé, me empezaron a dar unos tirones horrorosos en una pierna. Yo intentaba disimular, pero el dolor era tan fuerte que se me notó claro, (me estoy partiendo de risa mientras lo recuerdo) y uno de los entrevistadores (también eran dos), me preguntó si me encontraba bien. Yo les conté lo que me pasaba, y me animaron a solucionarlo. Ni corta ni perezosa, me dispuse a masajearme la pierna, hasta que mejoró. (Menos mal que la cosa no llegó a más y no tuve que quitarme el zapato y estirarme el dedo gordo del pie...)

    Pese a lo absurdo del momento, me seleccionaron.

    (Esto no es serio, señores)


    La última: 

    En esta ocasión era para un puesto de promoción.

    Tras pasar por varias pruebas, dinámicas y entrevistas varias (¿Os acordáis de "El método"?, pues eso.), en una de ellas, el entrevistador me dice que  lo más probable es que el puesto sea para mi, pero que no diga nada a nadie

    ¿Mío? ¿seguro?

    Sí, casi con toda seguridad, eres la candidata más idónea, aunque tenemos que hacer el paripé y seguir con el proceso, blablabla...

    Yo no dije nada a nadie,  y también seguí con el paripé.

    Al final, chasco. Seleccionaron a una persona externa, y tiempo después me enteré que lo que me habían dicho a mi se lo habían dicho a todos los candidatos.

    (Mi gozo en un pozo)

    Jamás me dieron explicaciones (ni las pedí), y jamás entendí esta estrategia, aunque alguien me dijo que era para ver cómo nos desenvolvíamos. ¿?

    Sigo sin entenderlo.



    ¿Me contáis alguna  de las vuestras?



    Pin It
    votar

    25 comentarios :

    Lola Montalvo dijo...

    Como enfermera sólo he hecho 2 entrevistas de trabajo... El resto, todos los muchos contratos de trabajo que he tenido -y han sido tela-, tuve que luchar con una absurda bolsa de trabajo en la que quien tiene más puntos se le llama para el primer trabajo que surja... excepto los recomendados con «trifásico-toma de tierra», que se les llama siempre para los mejores contratos, aunque acaben de terminar la carrera.

    Las dos entrevista que he sufrido en mi vida tuvieron miga:

    1ª 1989, octubre. Paso una salmonellosis en la que me paso 5 días agonizante en mi casa con 39-40º de fiebre y muriéndome... casi literal. Mis padres me llevaron 2 veces a urgencias. Durante la segunda, llamaron a mi casa desde un hospital que hay en el Pueblo Vallecas. Me llamaban para un contrato. Entrevista. Pues al día siguiente allá estaba la Lola a las 9:00 en la puerta de la jefa de enfermería para pasar entrevista: 4 plazas interinas y había 6 enfermeros. ¿Me seleccionaron? Sí, a mí y a los otros 5... Al final decidieron que les valíamos todos. Cuando llegué a mi casa, vomité, fui al baño para dar salida a mi salmonella y me tomé dos termalgines. No empezaba a currar hasta una semana después, por fortuna. Perdí 5 kilos en la experiencia.

    2ª 2002 Acabo de tener a mi hija y, en uno de mis paseos de puerperio, se me ocurre entregar unos currículos en el Ayuntamiento del pueblo en el que vivo. A las tres semanas me llaman para impartir cursos de FPO. Digo que no puedo que estoy de baja maternal. Punto y yo creo que final... Pero a los tres días me vuelven a llamar. Entrevista. Como no tenía nada que perder fui a la entrevista... con mi hija en el carrito de bebé, tenía 3 meses y se portó fatal, sin parar de berrear, tal como hoy día sigue haciendo, la muy jodía. Llegué a cogerla en brazos y darle el biberón ¿Me contrataron? Siiiiií, porque no tenían a nadie más: enfermera con experiencia docente y yo tenía las dos cosas en todo el territorio, en mi pueblo y alrededores... o sea que mérito, poco.
    Ahora tengo mi plaza aunque no fija, vista la mala leche de los que nos desgobiernan, después de 25 años currando y una oposición con tres pruebas eliminatorias que me costó lo mío superar, estudiando durante años.
    En fin... esta es mi experiencia.
    Siento lo prolijo... Si no lo lees, te perdono y lo entiendo.
    Besos miles

    Yolandica. dijo...

    Mis epic fail SIEMPRE han estado ligados al oral de valenciano de la JQCV, sea del nivel que sea.
    Mis padres no son de aquí y en mi colegio tampoco lo daban (otra época).
    Genial fue la última prueba de una oposición, como iba la primera, la verdad no estaba nada nerviosa, pues bien, esto es lo que le conté al examinador de una mañana cotidiana mía:
    "M'alce (?) a les set del matí, cambi els panyals a les meues filles y li done el biberó...vamos, me faltó decir que lo más me gusta en esta vida es el bocadill de jamó y ques..." jajajajja

    Sese dijo...

    No es del trabajo pero me ocurrió en la facultad. Debíamos hacer un examen que consistía en exponer delante de toda la clase, como si fuéramos nosotros los profesores, un tema durante una hora. Y el trabajo era en equipo, cuatro personas y elegimos la expulsión de los moriscos de España. El tema es que la profe nos dijo que pese a que éramos cinco personas debíamos dominar el tema en su totalidad.

    EL caso es que ya me daba apuro exponerlo delante de cien personas (y la profe). La semana anterior había prohibido leer la exposición,así que la cosa se complicaba. Nervioso perdido preparé mi parte de la exposición a conciencia

    El día del examen la cosa se complicó, unos amigos de otras asignaturas se colaron en clase para darme apoyo moral (el efecto fue el contrario, me puse más nervioso) y la cosa ya se lió del todo cuando el que tenía que exponer antes que yo no se presentó y tuve yo que exponer su parte sin tener casi ni idea de lo que iba su parte. Entre una cosa y otra me puse de los nervios del todo y la exposición fue bastante patética. Frases inconexas y lo que había preparada en casa largamente que duraría quince minutos me lo pulí en la mitad.

    No sé como pero aprobamos, pero lo pasé fatal

    Saludos

    Lillu dijo...

    Mi primera entrevista de trabajo la realicé en una cafetería, tras contestar a un anuncio que había en el tablón de mi facultad. En la barra de la cafetería... Así como muy distendido, sí :P Me cogieron, eso sí.

    He de decir que he hecho muy pocas entrevistas de trabajo en mi vida. Al principio, cuando ejercía de periodista, era un puro trámite informativo más que una entrevista. No había muchos licenciados por entonces (hablo de finales de los noventa) y si te llamaban era porque ya te conocían o alguien les había hablado de ti. En otros trabajos he estado por lista de interinos o por amistad/familiaridad con el empresario, por lo que tampoco existía entrevista como tal.

    En los últimos tiempos, tras más de un año en paro, me muero por que me llamen para ir a entrevistas, pero sólo he conseguido una en los últimos meses :/ Pasé dos cribas y me quedé al final con otra chica, pero la contrataron a ella. No sé los motivos pero fue un poco frustrante, porque el puesto estaba hecho para mí.

    saluditos!

    PD. Si me pasa lo tuyo de quedarme muda me da algo!! Qué mal rato!

    La ochando dijo...

    He tenido dos entrevistas en mi vida... Y en las dos me cogieron..una en una agencia de viajes para ser guía turística de circuito nacional, en la que les dije que conocía palmo a palmo el Pirineos aragonés ..y sólo lo conocía de ir a esquiar como estudiante...
    Y la otra en la que todos los candidatos eran mucho más mayores,más experimentados y con una seguridad que seguro superaba la mía con creces,,,,allí coincidí con otra chica casi como yo que nos mirábamos y pensábamos ,....bluff esta está como yo hecha un flan......éramos las dos ultimas, ....suerte¡,,, nos dijimos al irse una....y al día siguiente a las ocho de la mañana allí nos encontrábamos,,,,nos cogieron a las dos!!!....desde entonces mantenemos una bonita amistad y mucho cariño...
    A veces las entrevistas no son tan malas.....por lo menos por mi experiencia......

    Sephora2000 dijo...

    Jajaja, qué buenas todas las anécdotas! Yo he pasado muchas -demasiadas- entrevistas, pero no he tenido anécdotas dignas de explicar.

    Mi Álter Ego dijo...

    En una entrevista me di cuenta, al levantarme de la silla, que se me había bajado la cremallera del pantalón. Vergüenza no, lo siguiente... Curiosamente me llamaron para una segunda entrevista. Jajaja. Besotes!!!

    ITACA dijo...

    Hace muchos años que no tengo entrevistas, pero en una de ellas (hace diez años o así), me puse tan nerviosa que terminé haciendo volar uno de mis anillos por los aires, y casi le da al entrevistador. Todo un poema.

    Laura. M dijo...

    Jajajaa...digo yo que en más de una también se reira el entrevistador:)) Hay que ver lo mal que lo pasaís en las entrevistas.
    Yo no he hecho ninguna, trabajé con padre desde los 14 años y el día que me presenté en la tienda su pregunta fue... "Como no estás en el colegio"... le dije que quería trabajar, nunca olvidaré su cara. Diez años cotizaos para nada:(( ...Después sólo he trabajado en mi casa:)) y aquí tampoco me han entrevistado nunca:))
    Un beso y buen fin de semana.

    CreatiBea dijo...

    Lola Montalvo, madre mía la primera al límite (pobrecita...), y la segunda, muy almodovariana (por lo de la niña y el biberón).

    Y las pasaste las dos!!!!

    Y ¿cómo me dices que lo sientes? pero si es un lujo que os explayéis y me contéis cosas.

    Besitos y gracias a ti! mil gracias

    CreatiBea dijo...

    Yolandica, jajajaja me parto contigo, aunque yo hubiese hecho lo mismo. Yo no soy valenciana y a veces suelto cada inventada... o lo voy valencianizando sobre la marcha.

    Besines!

    CreatiBea dijo...

    Sese, ese miedo escénico... sé de lo que hablas. A mi en la facultad me daba terror, pero solo el primer año, luego, como ya conoces a la gente, es distinto.

    Y otra cosa, a veces uno se cree que lo ha hecho peor de lo que lo ha hecho... pero si tú dices que mal, pues me lo creo. Pero el caso es que aprobastéis.


    Gracias!
    .

    CreatiBea dijo...

    Lillu, siento lo de ese puesto de trabajo. Si ya es muy frustrante de por sí que no te cojan, es mucho más si se queda una a las puertas... Bueno, persevera, ya saldrá.

    Respecto a lo mío, fue horrible, sí. Aunque bueno, el silencio no fue en toda la entrevista, fue solo un rato, aunque el suficiente para quedar como una idiota. No me ha vuelto a pasar (afortunadamente). Supongo que fue porque era la segunda entrevista de mi vida, y porque el puesto era muy interesante.

    Besines y gracias!

    CreatiBea dijo...

    La ochando, es que la inexperiencia, el primer trabajo, y los nervios de la espera unen mucho ;)

    Y encontrarse a gente generosa en el mundo profesional (tan hostil) es un lujo.

    Besazos!!!!





    CreatiBea dijo...

    Sephora2000, bueno alguna tendrás a lo largo de la vida, ya verás... aunque espero que no tengas que hacer muchas más entrevistas y que si tienes un buen trabajo te dure par siempre.

    Gracias!

    CreatiBea dijo...

    Mi álter ego, igual ni se dieron cuenta... o sí ;)

    ¿quién sabe?

    Besos y gracias por compartir!

    CreatiBea dijo...

    ITACA, jajajaja, esa es de las mías!

    Si le llega a dar, seguro que no tendría que echar mano al CV para acordarse de tu cara jajajaja.

    Gracias!

    CreatiBea dijo...

    Laura.M, qué gracia me ha hecho lo de "aquí tampoco me han entrevistado nunca" jajajaja

    Faltaría...

    En fin, yo no es que lo pase mal, ya lo tengo muy superado. Hubo una época que hasta le cogí gustillo al asunto (por lo de la superación y eso), pero vamos, que prefiero no tener que hacerlas.

    Gracias!

    Rubén Xixón dijo...

    Yo nunca tuve mucho éxito en las entrevistas de trabajo y en seguida opté por unas oposiciones. No obstante, en una a la que acudí en Oviedo para un puesto en una empresa de seguros, llevé un Currículum impreso en una hora de color amarillo porque había leído en algún lugar que era aconsejable presentar el CV en un folio de otro color que no fuese el blanco para que "destacase" entre los demás candidatos. No sé si interpreté mal el consejo o este no era muy recomendable, pero aún recuerdo el gesto de incredulidad de la entrevistadora cuando agarró mi CV.
    Saludos.

    CreatiBea dijo...

    Rubén Xixón, pues mira, a mi me hubiese llamado mucho la atención y hubiese sido un punto a tu favor (que yo también he estado al otro lado haciendo entrevistas). Aunque con estas cosas tan creativas hay que tener cuidado, no en todas las empresas está bien visto.

    Gracias por contarnos!

    Verillo dijo...

    Madre mia chica, que cosas!!! la verdad es que yo he hecho muy poquitas entrevistas en mi vida y en ningun caso me ha pasado nada parecido ni por asomo!

    Rocío dijo...

    Que interesante tu entrada y que cosas pasan en las entrevistas. Yo hace tiempo que me di cuenta que lo mio no son las entrevistas.
    Os dejo una que hice, pues resulta que cuando hay que hacer una entrevista lo primero es no llegar tarde no? pues yo tenia eso en la cabeza y lo que me paso no fue que llegara tarde es que me equivoque de dia ahh :) un beso.

    CreatiBea dijo...

    Verillo, pues mejor. Se pasa mal. Aunque con el tiempo, las recuerdas y algunas anécdotas tienen su gracia.

    CreatiBea dijo...

    Rocío,ufff eso sí que no tiene solución... pero bueno, cosas que pasan y de las que se aprende. Seguro que no te ha vuelto a pasar ¿verdad?

    Gracias por contarnos!

    Angelillo dijo...

    Inolvidables no muchas, la verdad, he hecho pocas entrevistas pero todas muy grises y aburridas. La única destacable fue una nada más terminar la carrera, en la que aparecí en un piso en medio de Madrid, medio vacío, con un despacho, en el que un señor con cara de juez del Tribunal Constitucional me dijo que tenía que hacer informes como autónomo, y yo pensé ¿ein? ¿Informes? ¿de qué? ¿cómo? Su respuesta fue "ya deberías saberlo, eso se enseña en la universidad". No volví a saber nada más de ellos.