; //
  • 16 Llueve

    . 27 septiembre 2012

    ¡Qué ganas tenía de lluvia...!

    ...Y que ganas tengo ya de que pare de llover.


    Sí, me ha durado poco el entusiasmo, como veis, pero es que definitivamente los días de lluvia no son lo mío.

    Y eso que ya echaba en falta un poco de agua, que por aquí hacía meses que no caía, pero es que ya no me acordaba de lo que es soportar un día completo de lluvia en una gran ciudad.

    Supongo que si estuviese en una casita en la montaña, abrigadita  al calor de una chimenea, con un libro, y contemplando el agradable placer de ver llover tras los cristales sería otra cosa, pero...

    ... tener que lidiar con charcos, conductores cabrones pisacharcos  y peatones lanceros con paraguas; soportar estoicamente que todo el mundo hable de la lluvia y se queje del mal tiempo (¿os habéis fijado que inevitablemente todo el mundo dice: -¡cómo llueve eh!- cuando llueve?); aguantar el desagradable olor del alcantarillado; resignarme ante el caos del tráfico,  llegar empapada a casa, tener que bajar a mi perra con la que está cayendo y encima hacerle entender  que esquive los charcos... ¡Uff! es demasiado estrés para mi.

    ¿Agradable un día de lluvia?

    No. 

    Al menos para mi todo es más fácil cuando luce el sol.


    Pin It
    votar

    16 comentarios :

    Sonix dijo...

    Bueno, a mí me gusta mucho el verano, pero aprecio los días de lluvia. Eso sí, si estoy ya de vuelta del trabajo o es un fin de semana en el que no tengo planes, y estoy en casa cómoda, y no tengo que salir, y... etc.
    En fin, que no me gusta tanto pero en circunstancias determinadas incluso lo puedo disfrutar.
    Aunque siempre he pensado que eso de pasear al perro siempre me ha parecido súper duro, ahora que lo comentas, uf.

    CreatiBea dijo...

    Sonix, sí creo que lo peor es bajar a los perros un día de lluvia... sobre todo si son de pelo largo y de caza ( como la mía). Adoran chapotear en los charcos, y no te digo nada cuando llegan a casa... se sacuden y... ¡horror! .... por no explicarte lo del olorcillo a pelo de perro mojado (ufff) ¿sigo?

    Terrible.

    A veces, si no me pareciera super ridículo (y no me atrevo, a menos, que vaya con pasamontañas) he valorado lo de ponerle unas botas jejeje (las hay, ehhh!!!)

    Yolandica. dijo...

    Sin duda alguna, el plan de la casita en la montaña con libro y chimenea es el que más me gustaría...pero ¿no te gusta el olor a lluvia?
    Pese haber odiado toda mi vida las tormentas (no me gustan todavía) la lluvia no me molesta, cada vez menos...cosas de la edad.

    CreatiBea dijo...

    Yolandica, el olor a lluvia en el campo o en la montaña es muy agradable, ¡claro que sí! Ese olor a tierra mojada... pero... en las ciudades (al menos en ésta, aunque creo que no es exclusivo), huele a alcantarilla, y eso no gusta nada.

    Dorothy dijo...

    Firmo ahora mismo todo lo que has dicho. Llevo dos días deseando que llueva, pero deseando profundamente que, si llueve, lo haga el fin de semana, que no trabajo y, si quiero, me puedo quedar en casa y no tengo que andar de un lado a otro esquivando todo lo que comentas. Y sí, una de las cosas que más me molesta es lo de tener que pasear a Nixon con lluvia, que luego llega a casa y me deja el suelo impoluto lleno de huellas.

    Un beso
    Y ánimo, que no hay lluvia que cien años dure.

    Laura.M dijo...

    Hacía falta, pero si que fastidia.
    Espero que la semana que viene no llueva por ahí, nos vamos unos días a Eurocamping en Oliva "p´a remetá" el verano:))
    Un beso.

    CreatiBea dijo...

    Dorothy, pues hoy seguimos igual: llueve que te llueve... ufff qué hartura!

    Roxe dijo...

    La cosa es qujarse.
    Si llueve, porque llueve, si no, porque no.
    Miralo por el lado bueno, en un par de meses desearas que haga calor para quejarte de que la arena de la playa se te mee en alguna parte incomoda del bañador (por no decir en el culo).

    CreatiBea dijo...

    Laura.M, ahora mismo llueve, y mucho, así que vente preparada. Aunque Oliva está más al sur y no sé...

    Hija! no paras!

    Di que sí! Disfrutad!

    CreatiBea dijo...

    Roxe, jamás de los 'jamases' me he quejado yo de que haga calor... (yo a 40 grados estoy encantada y en mi salsa)
    ... y menos de que se me meta arena por partes incómodas...

    ¡Pero si yo me hago "peelings" con la arena de la playa! Imagínate la de arena que se me pude meter...

    Kinezoe dijo...

    Después de más de tres meses de luz y calor intenso las primeras lluvias del otoño siempre suponen un gran impacto. Tú lo has dicho, la lluvia gusta cuando no hay que salir de casa (y por un ratito). Pero también es necesaria...

    Abrazos.

    CreatiBea dijo...

    Kinezoe, claro que es necesaria, lo sé. Pero... ¡¡¡déjame quejarme un poquito!!!

    ...aunque ya se me ha pasado un poco el enfurruñamiento...

    ... hasta que salga a la calle, coja el coche, etc, etc...

    Sigue lloviendo.

    Mi Álter Ego dijo...

    Yo también prefiero que haga sol pero hay que reconocer que la lluvia hacía falta.

    Tu plan bucólico para la lluvia es lo más pero tienes razón, en un ciudad cuando tienes que andar por ahí es un engorro. Besotes!!!!

    Roxe dijo...

    Eres muy mala, y yo tengo un perversa imaginación:
    ¡Haces la croqueta!

    Lola Montalvo dijo...

    ... y en mi corazón!
    Gracias por tus muestras constantes de cariño, Bea!

    Fátima Ortiz dijo...

    ¡Jops! Eso es porque tendrías que cruzarte conmigo todos los días de lluvia, que salgo a la calle con una amplia sonrisa y pocos son lo que se resisten a devolvérmela... No hay nada mejor para combatir el temporal.
    Otra cosa es el alcantarillado, que no traga, y al menos en Madrid parece que naufragamos en vez de andar, pero bueno, unas buenas botas lo pueden arreglar.

    ¡Un besazo enorme!