; //
  • 12 Cerdeña (II)

    . 20 septiembre 2012


    Llevo un día de lo más gris, así que me ha parecido que para iluminar un poco este día con buenos recuerdos, nada mejor que contar la segunda parte de mi viaje a Cerdeña. (que ya era hora, por cierto)

    Así que allá vamos:

    Ya os conté aquí lo complicado que es moverse por carretera en Cerdeña, así que, como ya sabéis, no nos movimos mucho, solo nos trasladamos un día al norte para conocer la costa esmeralda, en concreto Porto Cervo y Porto Rotondo.

    Y ésta es la primera imagen que tenemos de lo que nos esperaba...
    Porto Cervo, Cerdeña

    Impresiona ¿verdad?

    Pues al final hasta aburre...  os cansaríais de ver yates, yates y más yates... Y no os hablo de barquitos modestos, no..., sino de los yates más lujosos del mundo.

    Éste en concreto andaba por allí ...
    ... que dicen que es el que más.

    Así que, como quien no quiere la cosa, anduve yo compartiendo baño con el multimillonario ruso Andréi Melnichenko. Fíjate tú...

    Bueno, y después de esta tontería, no tan tonta, porque de verdad que por allí lo que más llama la atención es el extremado lujo y los gigantescos yates, os cuento cositas de Porto Cervo.

    Mi impresión de Porto Cervo es la de un lugar con poco encanto y un tanto artificial e impersonal...  me sentí como si estuviese en  un escenario, o en un decorado... Todo muy brillante, muy limpio, muy lujoso, pero que, a mi modo de ver,  desentona bastante  con el resto de la isla.

    Aunque claro, no podría ser de otra manera, ya que fue el Aga Khan  el que puso todo su empeño en convertir esta zona salvaje en un lugar de recreo para millonarios en los años 60.

    Y desde luego lo consiguió. 

    Solo con unos cuantos yates  de los cientos que duermen en el puerto deportivo de Porto Cervo, España podría pagar su deuda dos veces...


    En fin, en fin... Que pasear por allí está bien para curiosear un poco y pasar el rato babeando, pero poco más, porque, no sé a vosotros, pero a mi esto de ver pero no catar... me va mal.

    Respecto a las playas de la zona, muy cuidadas, limpias, y con variados y curiosos servicios ambulantes, pero también me quedo con las calas que os conté aquí.

    Destaco, eso sí, la  cala di Volpe y la cala  Liscia Rujamirad

     


    Y fue en ésta última, dónde me quede completamente muda y  casi en estado de shock, cuando al ver al típico vendedor ambulante playero, me acerco para preguntarle lo que pedía por un maravilloso bolso,

     (increíblemente parecido a éste):


    .... y me dice que 600€.

    Debí entender mal... sí.

    (...)

    Respecto a Porto Rotondo, aunque estuvimos muy poquito rato, me  pareció una zona mucho más bohemia. De un lujo moderado, con su puntito chic, pero sin pasarse.


    De buena gana me hubiese quedado el resto del día tumbada en  una tumbona saboreando un mojito de  este chiringuito...


    ... pero había que hacer unos cuantos (muchos) kilómetros para volver a nuestro hotel, y...

    ¿Ya os he contado lo de las carreteras en Cerdeña, verdad?

    Pues eso.


     Si queréis leer Cerdeña (I) pincha aquí.

    Pin It

    votar

    12 comentarios :

    Laura.M dijo...

    Es bueno sacar los recuerdos en estos días.
    No oistes mal,no...se pensaron que eras "una multi" de esas y que eso era una minucia para tí.
    Esas calas son preciosas, que color más brillate tienen las aguas..
    Un beso.

    Yolandica. dijo...

    Qué bonitas las calas...y me has dejado a mí también muda...y con la duda...600 euros por una imitación???
    Madre mía!!

    Sonix dijo...

    600 euros por un bolso falso... flipo.
    Lo que más me ha gustado, esas fotos de playas con agua cristalina. Lo que daría por ponerme el bikini e irme ahí ahora mismo a tostarme al sol con un libro, ains.
    Es bonito recordar las vacaciones. ^^

    CreatiBea dijo...

    Sabía yo que iba a llamar la atención lo del bolso jejejeje

    Oye, si queréis volvemos las tres y así salimos de dudas.

    :P

    Víctor Tudela dijo...

    Qué buenas fotos y magnífica desconexión, como suelo nombrar frecuentemente en mi blog...me quedaré por aquí...saludos de indien12.

    Dorothy dijo...

    Yo también me quedo con las playas que nos presentaste el otro día. Todo esto de los yates y los multimillonarios me recuerda demasiado al verano de Ibiza y Formentera que estoy deseando dejar atrás. El último chiringuito me encanta. Yo también me quedaba allí toda la tarde. Eso sí, cambio el mojito por un margarita.

    Un besote
    ¡Y ánimos!
    Que el gris no pueda contigo.

    Sese dijo...

    Alguien se apunta para una expedición para ir a robar unos cuantos yates que acaben con la deuda estatal y podamos vivir un poco mejor y poquito a poquito ahorrar lo suficiente para, de aquí doscientos años, poder disfrutar de un yate tal que así?

    Qué lejano queda ya todo esto de las vaciones, no?

    Saludos

    Roxe dijo...

    ¿Pero tu no te movias en tu yate?
    Haberlo pedido, te hubiese dejado el mio.

    Mi Álter Ego dijo...

    Pues haberle pedido al ruso que te diera un paseíto. Mira qué de anécdotas hubieses tenido para el blog... ¿600 euros un bolso falso? Espero que sí sea que le entendiste mal porque vaya... Besotes!!!

    LaLolaSh dijo...

    Pues el yate del ruso ése (el "A") ya debe estar un poco pasadito porque yo lo ví hace tres veranos desde la Corniche (carretera que va a Mónaco donde murió la glamourosa Grace).
    Se ve que le gusta el Mediterráneo como a nosotras.

    Vive le glamour!!!

    40añera dijo...

    Esta claro que ahí veraneaban lis ricos porque hasta las copias son caras
    Un besote

    carlos63 dijo...

    La cala alucinante y comparto contigo eso de que no mola verlo y no tocarlo, o sea vello y no palpallo me joe, jajaja.

    Besos.