; //
  • 13 Dos horas con Mario

    . 09 mayo 2012


    Satisfecha mi curiosidad sobre el libro de Mario, y aunque pocas sorpresas, no me puedo resistir a hacer una entrada, que no reseña, sobre el libro (LaLolaSh, tenías razón).



    Tres cositas rápidas:

    1.
    Se podría haber sacado mucho más partido a las preguntas que le hacen amigos y familiares. Me han parecido bastante repetitivas, poco originales y demasiado sin sustancia.

    2.
    Es una tontería, pero me ha hecho gracia que tengamos tantas cosas en común... (si ya decía yo...)  Veréis:
    Mario es periodista (como yo), además estudiamos la carrera en la misma facultad (que eso marca mucho), pero lo más curioso viene ahora: dice en su libro que le gustaría estudiar biblioteconomía y documentación y...  resulta que (y que esto creo que no lo sabéis) yo tengo un postgrado en bibliotecomía y documentación. Curiosa coindicencia que, como digo, me ha hecho gracia, sin más.

    3.
    Me ha gustado muchísimo el capítulo sobre la frivolidad, quizá porque expone argumentos que yo misma he utilizado en alguna ocasión, pero sobre todo porque estoy bastante de acuerdo con esta forma de ver la vida.

    Dice, y yo creo como él, que la frivolidad es una actitud (muy sana) ante la vida. Y yo añado que ser frívolo es un valor añadido que no excluye, ni está reñido con ser profundo; ambos conceptos se pueden complementar y llevar de maravilla en una misma persona. Vamos, que un puntito (o puntazo, allá cada cual) de frivolidad es necesario para no tomarse la vida demasiado en serio, evitar quebraderos de cabeza absurdos, y afrontar la vida con humor hasta llegar al último nivel y poder reírse de uno mismo...

    Y dicho esto, os propongo un jueguecito (muy frívolo, eso sí), para  satisfacer mi curiosidad sobre lo que pensáis del tema.

    Imaginad y no penséis mucho...

    Dos islas perdidas en el océano, en una sólo viven frívolos hasta el extremo y en la otra profundos, profundísimos, y vosotros, que disfrutáis de las dos cualidades en un armonioso equilibrio, tenéis que elegir a qué isla os vais para vivir el resto de vuestra vida.


    ¿Cúal elegiríais?



    Contadme, contadme cositas...

    Pin It
    votar

    13 comentarios :

    Yolandica. dijo...

    Buff, yo me construyo un puentecito y vivo en él...y un día visito a unos, otro día a los otros y otro día me quedo en mi puente, jeje, puestos a imaginar, por qué poner límites.

    Mi Álter Ego dijo...

    Vaya, ¿Tú también estudiaste Periodismo? Somos una plaga...
    Yo también había pensado algo como Yolandica pero, si no hay manera de vivir, digamos, en el medio, me iría con los frívolos y ya tendría yo tiempo de pensar en mis profundidades. Puesta a elegir, prefiero reírme a estar todo el día comiéndome el tarro. Un besote!!!

    alcorze dijo...

    Creo que me haría con una barca para ir de una a otra, o a una tercera isla, según me diera el día. Aunque si no tuviera ni barca, ni puente ni ná de ná me iría a la isla de la frivolidad, al menos allí me tomaría unas cervezas y me echaría unas risas con Mario y el resto de los frívolos ;)

    Sephora2000 dijo...

    A mí también me hizo mucha ilusión que dijera que le gustaría estudiar biblioteconomía, que es lo que estudié yo!! ^_^

    Pero alguien tendría que aclararle que ya casi no se utilizan las fichitas y está todo automatizado, jejeje...

    CreatiBea dijo...

    Yolandica, mira qué lista!!! eso no vale ;)

    CreatiBea dijo...

    Mi álter ego, sí hija, sí una plaga devastadora jejejeje

    Y claro que sí, yo también me iría a "frivolityland", mucho más divertido :)

    CreatiBea dijo...

    Alcorze, mira que os ha dado a todos con la barquita o el puente jejejeje, que no, que no se puede...

    Me gusta, me gusta tu elección... ¿y lo bien que nos lo pasaríamos?

    CreatiBea dijo...

    Sephora2000, anda! qué gracia, mira tú...

    Me pareció curioso además que quisiera estudiar eso para ordenar sus cositas jejeje
    Y pensé lo mismo que tú: habrá que explicarle a Mario un poco de las nuevas tecnologías

    LaLolaSh dijo...

    No ves? No ves? Ya lo sabía yo!
    La verdad, que con lo vagueta que estoy para el blog no es de extrañar.

    Yo casi no hace falta que conteste. El nombre del blog y de nosotras mismas es ya toda una declaración: Las Lolas Glam.
    Totalmente de acuerdo contigo y con Mario, la frivolidad es necesaria e incluso imprescindible. Me voy sin dudarlo a frivolityland que para intensa ya está la realidad de la que no puedes escapar.

    Ángel García Riol dijo...

    frivolandia, para reírme tanto de la vida que me diera tiempo a terminarla en profunlandia... yo empecé biblioteconomía... y si puedo este año la retomo o la empiezo, que hace ya muchos años de eso...(por la UNED, puedo ser?)... eres buena!!! buena pieza creativa!!! frívola hasta que te quitan el aparcamiento!!!jejeje

    Laura.M dijo...

    Bufff... no sabía yo que estaba metida entre tanto estudioso de biblioteconomía...Aquí una auxiliar de enfermería en paro... me quedo con los frívolos, tienen otra manera más alegre de ver la vida...
    Un beso.

    Sonix dijo...

    Bufff, yo no podría elegir. A ratos puedo ser frívola como la que más, pero serlo las 24 horas, con gente que es "exclusivamente" frívola, no lo soportaría. Tampoco soportaría lo mismo con gente que va de profunda y que estarían todo el día metidos en pseudo batallas dialécticas.
    Vamos, que creo que al final me ahogaría intentando encontrar el continente más cercano. xD

    Angelillo dijo...

    Yo entrenaría mucho natación, para nadar de isla a isla. Soy muy partidario del equilibrio en todo, y la frivolidad y la profundidad no tienen por qué estar reñidas.