; //
  • 18 La envidia

    . 13 marzo 2012

    Cruel condena de la que me he librado genéticamente o...



    ...estoy expuesta, y en cualquier momento de mi vida puedo ser contagiada y padecer ese terrible sentimiento. 

    ¿?

    He aquí otra de mis grandes dudas:

    ¿El envidioso nace o se hace?



    Pin It
    votar

    18 comentarios :

    MariluzGH dijo...

    El envidioso se hace influenciado por su entorno inmediato (familia) y la cultura

    un abrazo, sin envidias :)

    Roxe dijo...

    No se que decirte, amigos mios saben lo mucho que loe envidio, pero de forma sana, espero.

    CreatiBea dijo...

    No, Roxe, no... yo no me refiero a la envidia sana (si la hay, que eso sería otro cantar, aunque ya sé a lo que te refieres...)me refiero a la envidia corrosiva (ya me entiendes)

    ¿se nace así? o uno se hace...
    Difícil, difícil...

    L87 dijo...

    pues no se si se nace o se hace...
    creo que tampoco padezco de ese mal (aunque si de otros jejeje)

    A mi me han envidiado... porque a ojos de los demás me iba fenomenal... pero por dentro estaba sufriendo por mis propias paranoillas...

    así que... mejor no envidiar a nadie, porque cada uno tiene lo suyo, lo bueno y lo malo

    besitos! y más que otra cosa, hay que sentir pena de la gente que envidia

    Lola Montalvo dijo...

    Mi opinión...
    El envidioso se hace, no nace. No nacemos malos ni criticones ni envidiosos ni acomplejados... Lo aprendemos o nos lo fomentan. Y aunque pueda existir cierta tendencia natural a ciertas actitudes, que no digo que no, si nadie te las corrige o te enseña a tener una visión positiva y amable de la vida, no la tendrás. Los hermanos mayores tienen tendencia a envidiar al pequeño, pero por instinto de superviviencia, algo así como para no eprder lo que se tiene: comida, amor, calor, sustento. Pero esa sensación desaparece si se le hace entender que no va a perder nada.
    En general, creo que el envidioso se hace envidioso en su casa... viva con quien viva, como el racista, el machista o el intolerante.
    Envidia sana como tal no existe... porque la envidia es una malicia, se desea lo que tiene el otro, pero no lo mismo: lo que tiene el otro y eso es lo que se quiere, no más. Por eso no puede existir envidia sana... esa expresión es una albóndiga mental que nos hemos fabricado para exculpar nuestros deseos de lo que otro tiene, sin desear que el otro lo pierda.
    Perdón una vez más...

    Javier dijo...

    En esta país, junto a la siesta, ha sido deporte nacional.

    Un beso

    Laura.M dijo...

    No sé si te resolveremos tus dudas.
    Se hace Bea...o lo hacemos.
    Creo que no padezco ese mal, estoy muy bien con lo que tengo.
    El envidioso siempre desea lo que tienen los demás y si puede que sea mejor y nunca estará a gusto...querrá más.
    Un beso.

    Mi álter ego dijo...

    Al contrario de lo que opina por aquí la mayoría, yo creo que nace. Ser envidioso es una manera de ser, como ser generoso o noble o antipático... Aunque habrá de todo, supongo. Toma respuesta ambigua para llegar a la conclusión de que, en realidad, no tengo ni idea. Lo único que tengo claro es que la envidia es una energía maléfica que consume tanto al que la sufre como al objetivo de la misma. Besos.

    Miyita dijo...

    Hola corazón, gracias por tu visita y sobre todo por tus palabras en mi blog...un abrazo para tí también mi niña...
    Se mira al espejo, se compara con el otro y zaz!! quiere ser como el otro, como sabe que no da la talla se vuelve envidioso para destrozar lo que admira y odia...
    Es un gran trabajo el que hizo nuestro entorno con los que no somos envidiosos.

    CreatiBea dijo...

    MariluzGH, pero algo más debe haber, digo yo, no sólo la influencia del entorno... Creo que no todas las personas que se han criado cerca de envidiosos son envidiosas, ni al contrario.

    hmmmmm, no lo tengo nada claro.

    CreatiBea dijo...

    L87, éste tampoco es uno de mis pecados, afortunadamente... porque creo que un envidioso jamás será feliz.

    Es una terrible y cruel condena para el que padece este mal, y lo peor es que creo que no tiene cura.

    ¿lástima? ... casi que me lo pienso. Venga sí, tendremos lástima ;)

    CreatiBea dijo...

    Lola Montalvo, me gusta tu enfoque, aunque yo creo que hay mucha más tendencia natural en el origen de la envidia, que la influencia social o educativa, aunque también la hay.

    Yo diría que las personas podemos nacer con una mayor o menos capacidad de ser envidiosos, y que una buena educación y/o formación desde pequeños puede corregir ese gran defecto, lo mismo que lo puede potenciar.

    Creo que cuando decimos "envidia sana" nos referimos más a admiración o algo así... vamos, que lo que queremos decir es que no deseamos ningún mal hacia esas personas... en cualquier caso, sí una albóndiga mental un poco es jejeje

    Besetes, y nunca más pidas perdón por extenderte, hija, si es un placer leerte.

    CreatiBea dijo...

    Javier, y como me ha dicho una seguidora por el FB:

    "la envidia más bien creo que se entrena"

    Me ha encantado.

    CreatiBea dijo...

    Laura.M, esa es la cruz del envidioso, que nunca tiene suficiente.

    Será una especie de masoquismo ¿no?

    CreatiBea dijo...

    Mi álter ego, pues estás un poco como yo, que creo que de ambas cosas se nutre este cruel sentimiento.

    Lo peor de este tipo de gente es que es difícil darse cuenta en un primer vistazo de sus malas artes... actúan en silencio...

    CreatiBea dijo...

    Miyita, recibo ese abrazo, espero que tú estés mejor.

    Respecto a "la envidia" has hecho una buena descripción de lo que suele pasar.

    Gracias!!!

    Sese dijo...

    Pues yo creo que se hace, vamos que si se hiciera todos lo seríamos, o casi todos, que quien más quien menos en determinadas situaciones quisiera estar en el sitio de otro.

    Besos

    CreatiBea dijo...

    Sese, si... yo seguro que he querido estar en el sitio de otro, eso es una cosa, pero desear el mal es otra, y eso es la envidia.