; //
  • 11 Madrid, mi regalo

    . 25 febrero 2012

    Mi viaje a Madrid me supo a poco, aunque los dos días que estuve los saboreé intensamente.

    Os cuento:

    Siempre es un placer viajar a Madrid (y si encima lo haces descansadita y en el AVE, pues mucho mejor), y aunque la temperatura no nos brindó una calurosa bienvenida (hay que ver el frío hacía...), la ilusión, la excitación y las ganas de disfrutar de parte de lo que ofrece esta maravillosa ciudad, nos caldeaban y abrigaban lo suficiente como para olvidarnos de los grados bajo cero que nos acompañaron durante casi todo el viaje.

    Me encantó el hotel, situado estratégicamente (calle atocha) en el triángulo del arte

    Aunque fue una pena no poder disfrutar de la maravillosa terraza con vistas:

    Una vez instalados y después de abrigarnos un poco más, nos dispusimos a callejear por la zona,


    tapear y picotear un poquillo, y prepararnos para la visita  al Prado y a la exposición del Hermitage.

    Las sensaciones y el placer que me produce contemplar y sentir un cuadro son inexplicables en palabras, el que me conoce bien lo sabe, y  él que me conoce mejor que nadie,  no pudo hacerme mejor regalo sanvalentinero que llevarme a Madrid y dejar que me pasara toda la tarde (y parte del día siguiente) disfrutando de una de mis pasiones: la pintura.

    Del Hermitage me quedo con estos cuadros:

    Mujer con sombrero negro (1908)  Kees van Dongen

    Mujer sentada (1908) Pablo Picasso

    San Sebastián curado por las santas mujeres (1628) José de Ribera

    Y del Prado, aunque ya era la quinta vez que lo visitaba, no sabría elegir (hay tanto...), aunque quizá podrían ser éste:

    Las Meninas (1556) Velázquez

    Muy típico, ya lo sé, pero siempre que vuelvo a ver "Las Meninas" descubro algo nuevo. Me pasaría horas mirándolo.
    Y éste:
    Cristo crucificado (1632) Velázquez

    Me fascina este cuadro desde que Unamuno me ayudó a experimentar desde otro punto de vista la obra, además tiene algo mágico, no sé como explicarlo... Quizá sean las leyendas que hay en torno a él, aún no lo sé, pero a mi, sin ser religiosa, siempre me emociona.

    Y después, y como colofón de un gran día, nos fuimos a darle gusto al paladar y a disfrutar de otro de mis placeres: los quesos.

    Y el paraíso de los quesos es "Cheese bar", del que ya os había hablado aquí.
    Cheese bar

    Una cena en primera línea de la exquisita barra, que nos dejó completamente extasiados...

    Continuará...

    Madrid, Mi regalo (II)
    votar

    11 comentarios :

    Laura.M dijo...

    Buen regalo te hizo ... y muy bien aprovechado a pesar del frio.
    De los cuadros me quedo con el Cristo de Velazquez y las Meninas, me gusta más esta clase de pintura, muchas veces pienso que si algunos cuadros no llevaran la famosa firma...no valdrían ni un duro.
    El colofón es para dar envidia...soy mu quesera:)
    Buen fin de semana.
    Un beso.

    Irene Comendador dijo...

    Como me alegro que disfrutaras de los madriles, esta ciudad tiene mucho que ofrecer, y en todos los sentidos, lamento que el frio os acompañara en el camino, pero supongo que con esa ¡quinta! visita al Prado, se os olvidó todo lo demás, genial.
    Muy chulas las fotos, que artistaza, yo soy de cortar cabezas ;DD
    Besotes reina

    Chary Serrano dijo...

    Siempre es un placer viajar a Madrid, yo lo hago todo lo que puedo.
    Preciosos hotel y muy bien escogidos los cuadros.

    Gloria dijo...

    Me ha parecido un plan perfecto una escapadita a Madrid (las fotos dan buena fe de ello). Yo tengo muchas ganas de ir pero, por ahora, la economía no acompaña mucho. Un beso
    http://thepurplefashion.blogspot.com

    Cosillas y Cosejas dijo...

    Vaya, dan ganas de darse un gran paseo por Madrid. Yo estuve con 10 o 12 años, visité la ciudad pero ningún museo, monumento. Siempre digo que tengo que volver y además visitar también Toledo que está cerquita. Algún día supongo.
    LAs fotos muy bonitas.
    Besotes.

    Sonix dijo...

    Pues sí que te divertiste en Madrid!
    Yo reconozco que sería incapaz de pasarme horas en un museo, no es algo que me guste ni la mitad de lo que te gusta a ti. Pero en Madrid es verdad que tampoco me han faltado cosas que hacer nunca, las pocas veces que he ido. De lo que comentas me interesa sobre todo lo que trata de comer, jeje, soy un poco básica a veces... ;)

    Ana Laura dijo...

    Me alegro mucho que hayas pasado tan bien en Madrid. Realmente no hay nada mejor que que te conozcan bien y que te mimen. Qué envidia!!! :)

    Esperaré ansiosa la próxima entrega :D

    Lillu dijo...

    Yo creo que cualquier viaje por placer siempre nos aporta una buena dosis de ilusión. Y si aún encima vas a ver esas pedazo de obras al Prado, pues ni te cuento! Me alegro de que lo disfrutaras :)

    saluditos

    Lola Montalvo dijo...

    Magnífico el viaje, sí que lo es. a mí también me gusta Velazquez, más que cualquier otro. «Las hilanderas» y «la Fragua de Vulcano» son mis preferidos... también por las leyendas que esconden.
    Me gusta tu reportaje, me gusta muchísimo...
    Besos miles

    Fátima Ortiz dijo...

    Eso sí que es un regalo de San Valentín, jolín, es un regalazo... jajaja!!!

    Que bonito es el hotel, por cierto, me gusta cotillear hoteles de Madrid porque como madrileña nunca me he alojado en ninguno...

    Viendo esta entrada estoy alucinando con estos dos gustos que compartimos: pintura y quesos... jajaja!

    En el museo del Prado siempre me quedo embobada con "El Lavatorio" de Tintoretto, la perspectiva me tiene hechizada ya que varía según en qué punto te sitúes de la sala para contemplar el gigantesco cuadro.

    ¡Un besazo!

    Angelillo dijo...

    ¡Vaya regalo bueno!
    El hotel es un lujazo. Y la visita al Prado, claro, pero yo me quedo con los quesos, ummmmm!!!