; //
  • 26 En modo pre-adaptación

    . 29 agosto 2011
    26 comentarios

    El jueves comienzo a trabajar, así que he decidido dedicar estos tres días a  entrenar un poco mi cuerpo y mi mente, para que no sea tan dura la entrada en la rutina.

    Esta mañana  he puesto el despertador a las 8:00
    He salido de casa a la hora habitual, he seguido la misma ruta, he llegado hasta mi trabajo y...  

    He pasado de largo (no sabéis que gusto...)

    Para dirigirme hacia el taller de reparación y puesta a punto corporal:

    Primera parada obligada: Masaje (que me esperan muchas duras horas sentada, y mi espalda tiene que estar a punto para la vuelta),  después salón de belleza (que una tiene que estar presentable y mona, y han  sido muchas horas bajo  el sol castigador), luego una comida rápida y sana, para después hacer una parada en starbucks (que mi mente  echaba de menos la siesta y pedía a gritos cafeína).

    Después no me ha quedado más remedio que echar un vistazo a la ropa de nueva temporada, y comprar unas cuantas cosillas (que, oye, el fondo de armario ya empezaba a clarear):

    Todo de ZARA


    También he tenido que darle gusto a la mente, haciendo una parada para comprar unos cuantos libros (que las vacaciones han dejado vacía la despensa librera y hay que abastecer para el largo y duro invierno)



    Y, por último, he tenido que parar en el bazar de las motivaciones para comprar algo absolutamente necesario...


    ...Para empezar a dar forma a mi siguiente sueño:




    Creo que en un par de días ya estaré preparada para enfrentarme a 11 meses de duro trabajo...

    ¿Cómo lo veis?





    votar

    12 La siesta y el dulce

    . 25 agosto 2011
    12 comentarios

    No soy nada de dulce, pero últimamente no paro.


    En vacaciones puedo  (y suelo) dormir siesta (gran placer).


    Después de la siesta siempre me despierto con ganas de comer algo dulce (¿A alguien más le pasa esto? ¿Alguien sabe por qué?).


    En vacaciones tengo mucho tiempo libre.


    Me encanta cocinar.


    Lo agitamos todo un poco... 


    Y el resultado es algo como esto:


    Ayyyy que poquito me queda de siestas y de dulces vacaciones...




    votar

    27 10 escenas de cine...

    . 23 agosto 2011
    27 comentarios

    ...Que me gustaría recrear, vivir y sentir (en primera persona).


    Ahí van:


    1.La escena de las compras  en Rodeo drive de  Pretty woman
    2.La escena de la opera (La boheme) de Hechizo de luna
    3.La escena del ascensor de Misterioso asesinato en Manhattan
    4.La escena de entrenamiento para el robo de La trampa
    5.La escena del entrenamiento de Million dollar baby
    6.La escena de la venganza de La heredera
    7.La escena de la lluvia de Cantando bajo la lluvia
    8.La escena final de Orgullo y prejucio
    9.La escena de la persecución en coche de RONIN
    10.La escena del orgasmo de Cuando Harry encontró a Sally

    ¿Compartís conmigo alguna de las escenas?

    votar

    35 Observa y Deduce

    . 22 agosto 2011
    35 comentarios

    Observar en la playa da para mucho.




    Es un lugar idóneo para jugar a eso que tanto me gusta y que suelo practicar a menudo: 


    El quién es quién


    Ya sabéis: intentar deducir mediante la observación, de dónde son aquellas personas, qué relaciones hay entre ellas etc, etc, etc...

    Me motiva observar en  la playa, porque los observados, desprovistos (casi) de ropa, maquillaje, complementos y artificios se convierten en presas más difíciles de catalogar.

    Y me motiva mucho más, cuando el campo  (playa) de actuación es en un lugar lejano a nuestro litoral.


    Como ya sabéis, recientemente he podido practicar un poco en tierras extranjeras, así que os voy a contar mis experiencias con el Observa y Deduce.


    He constatado (con cierto asombro, por el número de aciertos) que la mayoría de mujeres siliconadas son, digamos, de habla hispana (todos sabemos del boom pectorales siliconados en España últimamente, pero no sabía yo de lo poco que se lleva en el resto de Europa).   Tengo que decir también, aunque sea de paso, que el tamaño de las prótesis suele ser  inversamente proporcional al (como decirlo...) tamaño del sentido común. A mi me parece estupendo que la gente se retoque, pero nunca entenderé que alguien se gaste 4000 euracos para lucir un buen par de tetas y que le falten un par de dientes, por ejemplo. Pero eso es harina de otro costal..., el caso es que, en una primera mirada en playas extranjeras, es fácil deducir quien puede hablar mi idioma.

    Por cierto, lo del idioma es importantísimo, queridos...  que uno, cuando sale fuera, se cree que nadie le entiende y se pone a rajar como un cosaco, así que, ya sabéis:  antes de rajar, observar. Que te puedes encontrar con un "tierra trágame" fácilmente.

    La afición a enseñar las lolas, también debe ir asociado al carácter español, porque  por lo general no fallaba: topless que veía, spanish topless  que era. No así con las latinoamericanas, más aficionadas al colaless.

    También reconoceréis sin demasiadas pesquisas, a quién pertenece una parcela playera cuando sus ocupantes  están ausentes.

    Tengo comprobado que sólo los que no disfrutan de la playa habitualmente, son propensos a llevarse cantidades industriales de cachivaches playeros. Cuantos más mejor.  Por aquí los llamamos  "domingueros", y he descubierto allá por las playas griegas (con cierta sorpresa, también), que los chinos y chinas (u orientales, mejor) se llevan la casa a cuestas al territorio playero... ¡Qué poderío! ¡Qué derroche de exhibicionismo de cosas inservibles! Imaginad una de sus tiendas, pues tal cual.

    Otros distinguibles fácilmente (por lo general) son los italianos (más éstos) e italianas. Son fashion hasta debajo de la sombrilla. No les falta detalle: Todo de marca y de diseño. Hasta sus mascotas van enguccitadas:



    También se identifican muy bien las parcelas nórdicas: todo muy minimalista y ordenado, mucho protector solar, y el traje de neopreno de repuesto, bien colgado, en el que embuten a sus hijos para protegerlos del sol. Muy dramapapás que son ellos. 

    Las parcelas alemanas e inglesas, se reconocen enseguida por la cantidad de botellines vacíos, y a sus ocupantes, por la singularidad de los estampados playeros en bikinis, bañadores, sombreros y gorras.

    Los franceses muy finos, muy suyos, muy remilgados y muy estirados (todo muy-muy). Fáciles de reconocer porque serán los únicos que se coman un crepe para almorzar a pleno sol playero, acompañado de una perrier.

    Por último decir, aún con todo lo anterior,  que las apariencias engañan, y  que no todo es lo que parece...  Flipé cuando, después de disfrutar de lo lindo escuchando la conversación  que mantenían unas españolas vecinas (de lo más sustanciosa, os lo aseguro)...andaba yo un poco temerosa por si se notaba que estaba con la antena puesta, y una se acercó a mi y me dijo:

    Please can you watch my stuff? 

    Todavía me pregunto ¿De qué lugar se creería que era yo?


    votar

    24 Santorini: Un espectáculo natural (II)

    . 19 agosto 2011
    24 comentarios

    En esta segunda entrega os voy a enseñar la parte más espectacular de Santorini: la de la caldera.

    Creo que a estas alturas ya sabréis que Santorini es lo que queda de una enorme explosión volcánica que destruyó los primeros asentamientos existentes, haciendo desaparecer gran parte del territorio de la antigua isla y provocando la creación de la caldera geológica actual.

    De ahí esa curiosa forma y esos altos acantilados que descienden hacia el mar Egeo en esa parte de la isla.

    Pero vayamos por partes:

    Os recomiendo que si visitáis la isla,  acudáis a esta zona (y a todas las localidades que están en ella) al atardecer.

    En Santorini asistir a las puestas de sol es un espectáculo. (Dicen, y puedo dar fe, que son las más bellas del mundo).

    Alrededor de las 19:45h la gente comienza a coger sitio en cualquier lugar de la isla de cara a la caldera para asistir al evento que todos los días nos ofrece el astro rey. Una vez has visto una, no puedes faltar al acontecimiento del día siguiente. Te atrae, te llama, te embruja...

    Cada día son diferentes, a cual más bella (se me pone la piel de gallina ahora mismo cuando recreo alguno de los momentos vividos), es mágico... mirad (aunque no es lo mismo, claro):


    De las zonas, la que más me gustó es Imerovigli, el balcón del Egeo. Muy cuidada, sin faltar detalle, y donde se encuentran los hoteles y las villas más lujosas de la isla:

    Para alimentar el cuerpo (después de haber alimentado el espíritu con tan bellas imágenes) una parada en el restaurante Anoti (Imerovigli):


     Tampoco está nada mal: Firostefani:

    "Se te nota en la mirada..."

    Y de los placeres de las vistas, a los placeres del paladar en el restaurante Vanilia (Firostefani):

    Visita obligada, queridos... Un placer la comida y el trato en Vanilia
    De Oia, aunque antes de ir leí que era la población más bonita, tengo que decir que la gran cantidad de gente por metro cuadrado, desmejoró bastante mis impresiones. Casi no se podía ni andar... aún así (aunque con dificultad) pude tomar algunas fotos:

    Por las calles de Oía están colgados estos cachivaches con pienso para  perros y gatos (hay muchos).
    Lo que sí que os recomiendo es que, una vez estéis en Oia, no dejéis de visitar Ammoudi, un pequeño y pintoresco puerto justo debajo de la aldea, lleno de tabernas con gran variedad de pescado fresco. Se elige en la mesa al peso. 


    De allí, destacar dos tabernas: Sunset (de la que veis las fotos) y Katina. En las dos se come de maravilla.  Y no dejéis de acompañar ese pescado con un vino blanco de la zona o con la bebida típica: el ouzo.

    Por último recomendaros encarecidamente que  reservéis uno de los días en la isla para pasar la mañana  en alta mar. Existen ofertas de todo tipo, aunque yo os recomiendo el alquiler semi-privado de un catamarán como este:

    Aquí la tripulación, como veis, de lo más amistosos




    El viaje incluye, visita a los hot springs de la caldera, cinco horas de tour y paradas en calas (inaccesibles a pie) para nadar o bucear, una estupenda comida e ilimitada bebida. Nos trataron a cuerpo de rey.

    Aquí podéis ver los precios y las diferentes opciones de viaje.

    ¿Entendéis que me haya enamorado perdidamente de esta isla?


    Otro deseo cumplido: Santorini

    La próxima vez en este coche:






    Y por si queréis tener a mano la primera entrega del viaje:

    Santorini: Un espectáculo natural (I)
    votar

    20 Espirulina

    . 17 agosto 2011
    20 comentarios

    Ya os dije hace tiempo que yo con esto de los  hierbajos milagrosos no me puedo resistir.  Soy muy impresionable, que se le va hacer... así que aquí me tenéis, con mi bote de espirulina en las manos y dispuesta a probar sus grandes beneficios. 


    Confieso  que cuando me dijeron su nombre dije:

    espiru ¿qué?

    No tenía ni idea de la existencia de este alga, jamás había oído su nombre (que por cierto, mola mucho) y, ni mucho menos conocía sus innumerables beneficios para la salud, pero, casualidades (o no) de la vida, en los últimos análisis que me hicieron, me salió que estaba un poco baja de proteínas, así que, además de poner más carne y huevos en mi vida, me voy a  espirulinar complementar con unas cuantas píldoras, que dicen que son ideales para estos casos. 

    A ver que pasa... (y ya os cuento dentro de tres meses).

    Y por si queréis tener, aquí a mano, el resto de  propiedades, ahí van (que sé que sois unos curiosones):

    Este alga microscópica constituye un complemento alimentario de calidad rico en hierro asimilable que contiene más beta-caroteno, hierro, vitamina B12 y ácido gama linoleico que cualquier otro alimento. Contiene además vitamina E, calcio, fósforo y magnesio.
    Es baja en grasas saturadas, a diferencia de otros alimentos con alto valor nutricional, como los lácteos y las carnes, y aporta ácidos grasos esenciales, que no pueden hallarse en la carne, huevo y lácteos. También es baja en calorías.
    La espirulina es especialmente eficaz en casos de anemia, desmineralización y agotamiento. Ayuda a recuperar la forma física, la energía y la vitalidad y a desintoxicar el organismo.
    Es un potente regenerador de la flora intestinal y es un poderoso activador de los mecanismos celulares de desintoxicación. Nutre y protege al hígado y riñones.Es rica en minerales y vitaminas (es una fuente natural de B12, necesaria para los vegetarianos), es excelente fuente de proteínas de alta calidad y baja toxicidad (en promedio tiene 65% más proteínas que cualquier otro alimento natural a excepción del huevo). Es rica en ácidos nucleicos RNA y DNA, por lo cual fortalece al sistema inmunológico y regenera el material genético celular. Es rica en clorofila y en ficocianina, un colorante de las algas verde-azules que en experimentos de laboratorio aumenta la tasa de supervivencia de ratones con cáncer de hígado. Por su riqueza en clorofila es un buen destoxificador. Por su riqueza en proteínas ayuda los hipoglucémicos al ingerirla entre comidas.Reduce el colesterol y ayuda a mejorar la absorción de minerales.

    ¿Alguien en la sala que la haya probado?






    votar

    22 Santorini: Un espectáculo natural (I)

    . 16 agosto 2011
    22 comentarios

    Acabo de aterrizar (como quien dice), así que voy a aprovechar (que aún tengo fresquitos los recuerdos) para hacer una mini-guía de (mi) viaje a la espectacular isla de Santorini.

    Ahí va:

    Me hubiese gustado llegar a Santorini de día. Las imágenes aéreas de la isla deben ser un regalo para los ojos, pero lamentablemente no pudo ser (ni a la ida, ni a la vuelta). 


     C'est la vie... Por eso entenderéis que:


    El primer contacto visual fue  un poco diferente a como lo había imaginado.


    Andaba yo tan emocionada y ávida de imágenes bellas, que cuando pusimos pie en tierra, la estética del aeropuerto (tipo estación de tren española de los años 60), y lo poco confortable que era aquello, me decepcionó un poco.




    El desconcierto mientras esperábamos nuestro coche también contribuyó al estado de ánimo...


    Habíamos alquilado un coche en una compañía local a través de internet (a un precio mucho más bajo que las conocidas, claro) y el hombre de 'rent a car' se hizo esperar. Cuando por fin llegó, y vimos nuestro 'bólido', constatamos la sensación que teníamos de habernos equivocado en la elección: un daewoo matiz, más 'cascao' que las zapatillas de un peregrino, iba a ser nuestro medio de locomoción durante una semana en una isla en la que practicamente todo son curvas y cuestas...  eso sí, tenía techo panorámico, que algo es.



    Llegar al hotel de noche sin conocer el terreno, también nos costó un poco, pero por fin, (con un poco de ayuda, eso sí)  llegamos a las tantas de la madrugada a nuestro remanso de paz.





    En estos momentos, aunque de noche, las sensaciones ya empezaron a cambiar: intuía que lo que iba a ver al día siguiente me iba a gustar...


    Con el alojamiento acertamos (aunque nos costó decidirnos), tanto por la situación (en Agios Georgios. Cerca de la playa de Perivolos y Vlychada), como por el sitio en sí. Acogedor, limpio y muy mono: Hotel Sea Sound (para quien le pueda interesar). Relación calidad/precio: un 8. 


    Deciros que es verdaderamente importante situarse bien en la isla, porque, aunque en una semana la puedes ver de cabo a rabo, alojarse cerca de las playas (aunque las vistas no sean tan espectaculares como en la caldera) facilita bastante la movilidad y la comodidad



    Para que lo entendáis mejor, os explico: Como veis,  Santorini tiene forma  de media luna (o de croissant). 




     La parte de la caldera (la interior) es la parte alta: rocosa y escarpada (para disfrutar de las vistas),  y la parte del exterior es  llana  y con muchas  (e impresionantes) playas. (para disfrutar del sol, de las cristalinas aguas, del buceo, y del relax cool-out)


    Bueno, como os iba diciendo... que poder ir a estas playas andando es un lujo y, desde luego, es la zona que recomiendo para alojarse si alguna vez visitáis la isla:


    El camino de la felicidad
    Espectacular la arena negra de Perivolos Beach







    Empezaba a notar mariposillas en el estómago...



    La zona tiene playas de lo más variado. 




    Ya os he presentado la de Perivolos (la que más me gustó, por lo bien cuidada que está, y por el ambientillo:  muy 'cool') y la de Vlychada (que también me gustó muchísimo por su belleza natural).

    Pero aún hay más, mirad:


    A la playa roja, aunque de difícil acceso, se puede llegar a pie. Me gustó, pero sólo para verla, no para disfrutarla; hay demasiada gente y poco espacio. Además hay taxi-boats que no paran de llegar a la cala y vocear a los turistas anunciando su próxima salida. 
    Una de esas dos cabecitas es la mía. Un buen trozo a nado desde el barco...


    A la playa Blanca, no se puede acceder a pie, solo en barco y tras un buen trozo  nadando. Es preciosa:  El agua cristalina y fresquita, poca gente y un espectáculo natural. Una experiencia muy agradable.


    También fuimos a la playa de Kamari:




    Sin lugar a dudas, la más turística. Abarrotada de chiringuitos, tiendas, espectáculos y de gente. La que menos me gustó. 



    Hay muchas más, pero éstas serían  para mi, las que no deben faltar en vuestro recorrido playero.



    Y antes de cerrar el capítulo playas, quiero reseñar algunos lugares de interés gastronómico en esta zona (Me ha sorprendido lo bien que se come (y se bebe) en Santorini):

    'Cayo' (Perivolos beach)




    Ríquísima la cerveza griega

    'Sea side' (Agios georgios) 



    Un lujazo


    Dos lugares muy selectos, donde cuidan el detalle al máximo, a pie de playa, donde se come de maravilla y en los que, tanto de día como de noche, te sientes como una reina.


     Llevaba  solo tres días en la isla y ya estaba cayendo rendida a sus pies...


    Continuará...


    Aquí tenéis a mano la segunda entrega del viaje:


    Santorini: un espectáculo natural (II)
    votar