; //
  • 20 Los buscavidas

    . 02 diciembre 2011

    Me gustan las personas que se buscan la vida.






    Casi a  diario me encuentro con este tipo de personas (cada vez más, desgraciadamente) que a falta de un trabajo, se tiran a la calle (ocho horas o más) intentando, bien encontrar el trabajo esperado, o bien,  ganar algo de dinero para poder vivir.


    Me quito el sombrero ante estas personas que luchan, que se mueven, que no esperan  a que la suerte vuelva a poner cimientos a su vida, que buscan su camino, que se reinventan, que tienen una capacidad  de trabajo casi ilimitada, que tienen coraje, que están dispuestas a empezar de cero y a volver a aprender.


    Admiro a esta gente, y por eso mismo no giro la cara cuando me abordan por la calle, casi siempre procuro atenderlos, escucharlos y ayudar en la medida de mis posibilidades.  A la mayoría me los suelo encontrar a menudo, sé de su vida, les pregunto como les va, incluso hay días que me han invitado a un café (qué cosas...).


    Hoy me apetece presentaros a tres de ellos:



    Alejandro (unos 50 años)
    Ocupación actual: Se busca la vida ofreciéndose puerta a puerta para limpiar cristales de despachos, engrasar persianas, y servicios de chapuzas varias. Además está preparándose oposiciones (aunque no tiene mucha esperanza -me dice-). 


    Su jornada laboral comienza temprano (sobre las 8:00). Desayuna y se prepara el itinerario a seguir. Cada día va a una zona ('para no cansar' -aclara-) y se patea las calles de arriba  abajo proponiendo  en todos los establecimientos y oficinas su trabajo como 'limpia'. No da por terminada su jornada, hasta que no haya sacado lo suficiente.


    Se mueve en transporte público tirando de un carrito donde lleva sus armas de trabajo (cubo, bayetas, limpiacristales etc),  en la otra mano, una carpeta con currículos. 'No veas el ejercicio que hago, con los km que ando y cargado con esto... gimnasios ¿para qué?' -me comenta-.


    Profesión: Ingeniero técnico




    Mónica (treinta y tantos)
    Ocupación actual: Se busca la vida vendiendo lotería, puerta a puerta también. ('Como soy nueva en esto, no me puedo meter en cualquier zona y pisar las ventas de otros, así que no tengo zona fija y me queda lo peor' -me dice-). Invierte parte del poco dinero del subsidio en comprar los décimos, con la esperanza de sacarse un poquito más de dinero para ir tirando. 'Y no sé si compensa tanto esfuerzo para tan poco, pero no tengo otra cosa y tengo que alimentar a mi hijo' -me explica-). Mónica también da clases particulares de forma esporádica.


    Su jornada laboral: Deja a su hijo en el colegio, cambia de zona, y aprovecha las horas de los almuerzos para entrar en bares y cafeterías ('es donde más se vende' -comenta-), después no se deja ni un comercio, va entrando en todos hasta la hora de comer, y si ese día le toca (comparte zona con otros vendedores) puede aprovechar la jornada  vendiendo en un restaurante importante. Por la tarde, clases particulares, y si no ha vendido mucho, a seguir.


    Se mueve en transporte público, aunque muchas veces se va a casa caminando y así aprovecha para vender.


    Profesión: Licenciada en ADE


    Antonio (cuarenta y tantos)
    Ocupación actual: Se busca la vida vendiendo calcetines, camisetas, pendientes, pañuelos y cosillas de bazar. Puerta a puerta, de nuevo. Su hermano está en la misma situación y aprovechan para ir a Madrid en la misma furgoneta, y comprar la mercancía. 'Así nos sale mejor' -me explica- . También pinta en casas y hace chapuzas (aunque dice que eso ahora está fatal, aunque algo sale). No descarta irse a trabajar fuera de España.

    Su jornada laboral: Se levanta pronto y hasta que abren las tiendas pega carteles anunciándose como pintor, después,  va entrando comercio por comercio a ver si hay suerte. ('Lo mejor las peluquerías de mujeres  de barrio, casi todas me compran calcetines para sus maridos' -dice-). Y así sigue, con un descanso para comer, hasta que cierran las tiendas.

    Se mueve en una furgoneta, que a la vez es su centro de operaciones, como él dice. 'Allí tengo la mercancía, y si se me acaba voy a por más'. Procura no moverse mucho, para ahorrar gasolina, y porque es muy difícil aparcar, así que agota el día en la misma zona. En la furgoneta también lleva los aparejos de pintar, de esta forma si surge una faena, está dispuesto y preparado.

    Profesión: Albañil.






    Esta es la situación  de mucha gente actualmente en España.  


    ¡No giréis la cara Por favor!
    votar

    20 comentarios :

    Lola Montalvo dijo...

    No, Bea, no giro la cabeza... Miro su coraje, su determinación y su valor. Gracias por acercarnos su nombres, sus vidas, su esfuerzo que, estoy segura, a nadie puede dejar indiferente. Me pregunto qué haría yo si me encontrara en su situación y ¿sabes? me ha dado miedo.
    Espero que los politicuchos en cuyas manos nos encontramos sean capaces de hacer aunque sea la mitad de lo que ellos hacen para tirar de su carro, de su familia...
    Les deseo a Alejandro, a Mónica y a Antonio lo mejor, toda la suerte del mundo... y un trabajo digno.
    Gracias, Bea.

    Sonix dijo...

    Pues girar la cara no, no se puede ante estas situaciones. Pero es que es muy duro que gente así, que tiene ganas y capacidad para dar lo mejor de sí mismos, se tengan que conformar con ir malviviendo y sobreviviendo haciendo cosas que nunca pensaron que harían. Espero que en un futuro próximo esas tres personas puedan tener un trabajo digno de ellos.

    r dijo...

    Hola Bea,

    La mejor entrada que he leido hoy,...que gran verdad,

    un abrazo,

    r.-

    Anónimo dijo...

    Hola Bea, estoy con el teclado en la mano y no sé qué escribir.
    Me quedo pensando en algunos de mis conocidos que también han cultivado la imaginación a fuerza de necesidad.
    Y creo que lo que más me agrada de ellos es justo lo que vos comentás.
    No se han puesto en el papel de víctimas sino que con buen ánimo y empuje han salido adelante.
    Loable!!

    beso!
    MLP

    CreatiBea dijo...

    Lola Montalvo, yo también me he preguntado eso, y lo tengo clarísimo, haría lo mismo que ellos: luchar y buscarme la vida. Sé que es fácil decirlo, así sin haberlo pasado, pero estoy segura de que no me quedaría en casa esperando.

    Cuando hablo con ellos, lo que más me llama la atención es que no van de víctimas. Se quejan, sí, pero afrontan con optimismo el día y su situación. Esto es admirable.

    Yo también espero y deseo que su situación mejore. Y seguro que así será (no sé cuando, pero será). Las personas luchadoras siempre salen adelante.

    Besos!

    CreatiBea dijo...

    Sonix, y eso que en el post he contado la cara más amable del asunto.
    Su situación es mucho más dramática (sobre todo en el caso de uno de ellos), pero quería resaltar en el post, el optimismo y la capacidad de lucha.

    El victimismo no me gusta nada y creo que en esta situación que todos padecemos es importante ayudarnos entre todos.

    Saldrán adelante, seguro!

    CreatiBea dijo...

    r, muchas gracias.

    La vida misma.

    Un saludo!

    CreatiBea dijo...

    MLP, y con esa actitud, tienen que salir de esa situación.

    No sabes como está la cosa aquí en España, esto es bastante habitual. No son casos aislados. Por eso es importante poner optimismo, dejar atrás los victimismos y entre todos ayudarnos.

    Yo siempre (o casi siempre) intento ayudar. Aunque no me haga falta un paquete de pañuelos, lo compro. O una limpieza extra.

    Si veo que el que me pide, se lo está currando, ahí voy a estar yo para echarles una mano. Y me gustaría que todo el mundo hiciese lo mismo.

    Besos!

    Laura.M dijo...

    Bea no podemos girar la cara ante la situación que estamos atravesando.
    Espero y deseo que estas personas sigan teniendo la esperanza de encontrar algo mejor.
    Mis hijos no llegan de momento a esta situación... pero la cosa no está nada bien.
    El mayor con dos trabajos y desplazandose 70 km. cobra unos 1100 €.
    El pequeño unos 900€, y no está en lo suyo. Los dos ingenieros técnicos, soltando curriculum por todos sitios y dispuestos a ir donde sea.
    Al venirse abajo el la burbuja del ladrillo, se ha jo**do todo.
    Y lo peor es que esto tarda en salir para adelante.
    Buen fin de semana.
    Un beso

    Cosillas y Cosejas dijo...

    Uf! se me ha puesto la piel de gallina, pero sabes porque? porqué es cierto, giramos la cara muchas veces y nos sentimos incluso invadidos cuando nos abordan por la calle para ofrecernos algo que en principio no necesitamos. Me has hecho ponerme en su lugar y recordar momentos en los que también he tenido que hacer algo que no era lo mío para salir adelante.
    A mi también me parecen excepcionales todas esas personas que luchan en la vida por seguir adelante cueste lo que cueste, esa es la actitud que deberíamos tener todos. Ojalá tus tres amigos y todas las personas que están en la misma situación puedan acceder muy pronto al trabajo que se merecen y para el que se han preparado.
    Besos.

    CreatiBea dijo...

    Laura.M, sí, eso es lo peor, que esta crisis parece que no tiene fin.

    Espero que tus hijos sigan con su trabajo o que encuentren algo mejor. y piensa que al menos tienen un trabajo.

    Yo nunca he sido miedosa ante los cambios, pero últimamente me da un vértigo que no veas...

    Besos!

    CreatiBea dijo...

    Cosillas y cosejas, yo también he girado la cara en alguna ocasión. Hay veces que la prisa o vete tú a saber el qué hacen que no te detengas a pensar que si esas personas están así es porque han llegado a una situación límite y que te están pidiendo ayuda.

    Antonio, Alejandro y Mónica son personas que se cruzan casi a diario en mi vida, los veo, están ahí, no son invisibles, y en algún momento sabía que se iban acercar a mi para pedir ayuda. Como a otras personas de la zona donde trabajo.

    Qué menos que ayudar, aunque sea con poco, o por lo menos escuchar.

    Yo también espero que las cosas mejoren y pronto encuentren un trabajo mejor.

    Un abrazo

    Leticia dijo...

    La verdad es que son dignos de admiración. Desde aquí, les presento mis respetos.

    Angelillo dijo...

    Es muy duro verse en esas situaciones, ojalá mejore pronto la economía y se vuelva a generar empleo (aunque a corto plazo es muy improbable).

    Riol dijo...

    Estan preparados para la vida moderna... ahora yo ando por bélgica... xq soy de los pocos que se dejan llevar de aventura, sino a la p...calle.... Ánimo a todos, algo saldrá, que merezca la pena YAAA

    Roxe dijo...

    Y esta gente tiene estudios, o una profesión, los que como yo tienen 8 hojas de vida laboral, lo tenemos un pelín más crudo; aunque un poco de ventaja tambien llevamos, sabemos adaptarnos bien a casi todo, a casi todo.

    CreatiBea dijo...

    Leticia, admirables.
    Gracias!!!!

    CreatiBea dijo...

    Angelillo, sí lo sé, a corto plazo está difícil la cosa... por eso es importante ayudarnos entre todos.

    Saludos!

    CreatiBea dijo...

    Roxe, pues aprovecha esa ventaja!!! Aunque creo que lo de adaptarse lo vamos a tener que hacer todos.

    Sonia dijo...

    Sólo puedo decir que tengo la lágrima en el ojo después de leer estas historias...