; //
  • 12 "El asombroso viaje de Pomponio Flato"

    . 03 mayo 2011

    Hoy he recordado en varias ocasiones este libro hablando con un amigo:
    "El asombroso viaje de Pomponio Flato" de Eduardo Mendoza.




    Y el buen rato que me hizo pasar leyéndolo en su momento, y hoy al recordarlo.

    Confieso que lo recibí con cierto escepticismo cuando me lo regaló una amiga, y que lo tuve aparcado bastante tiempo, hasta que una tarde de esas de bajón, afortunadamente me dispuse a leerlo.

    Lo leí de un tirón (es cortito: 190 páginas).  Muy entretenido y muy, (muy) divertido. 

    Se trata de una novela escrita en género epistolar, que desarrolla una divertidísima aventura  detectivesca (ambientada en el siglo I de nuestra era), correctamente documentada y enmarcada en su contexto histórico. 

    En el siglo I de nuestra era, Pomponio Flato viaja a los confines del Imperio Romano en busca de unas aguas de efectos portentosos. El azar y la precariedad de su fortuna lo llevan a Nazaret, donde va a ser ejecutado el carpintero del pueblo, convicto del brutal asesinato de un rico ciudadano. Muy a su pesar, Pomponio se ve inmerso en la solución del crimen, contratado por el más extraordinario de los clientes: el hijo del carpintero, un niño candoroso y singular, convencido de la inocencia de su padre, hombre en apariencia pacífico y taciturno, que oculta, sin embargo un gran secreto.

    El  espectacular ingenio de Mendoza  hace que esa realidad se vea distorsionada  y satirizada  cuando introduce, de  forma magistral, a Pomponio Flato  y a una serie de personajes esperpénticos  en la HISTORIA

    Os aseguro que algunas descripciones y nombres no sólo os harán sonreír; yo lloraba de risa. 


    votar

    12 comentarios :

    Sonix dijo...

    Ya está, me has convencido! Además me gustan las novelas ambientadas en el Imperio Romano, a ver si me hace tanta gracia como a ti. ;D
    Besos!

    María dijo...

    Tomo nota. Tengo un apartado en mi bloc de notas de consejos vini, a cual mejor :) Graciaaas!!!
    Muá

    teologiadeS dijo...

    Apuntado, si es cortito y es como dices promete!! Es el siguiente en mi lista.

    Un saludo

    Daviblio dijo...

    No había escuchado nunca el título (vaya nombre gracioso) de este libro de Mendoza. Tiene buena pinta, a ver si sacamos un ratito...

    Gracias por la recomendación Bea.

    Un beso!

    Mónica87 dijo...

    Lo apunto :D
    en mi lista de lecturas pendientes para después de los examenes :(
    besitos!!!

    Lola Montalvo dijo...

    Cierto es divertida y está muy bien. En la misma línea y de autor también español, aunque no tan conocido: «la esclava de azul» y «La lágrima de Atenea» ambas de Joaquín Borrell. Derrocha grandes dosis de humor y cinismo que te harán pasar un rato divertido.
    Besos miles

    LaLolaSh dijo...

    Yo lo tengo en mi interminable lista de lecturas pendientes. Seguro que es estupendo.
    Hace un tiempo leí Sin noticias de Gurb y también me reí un montón. Hice una pequeña entrada sobre ello porque con este autor tengo un tira y afloja. ´
    http://laslolasglam.blogspot.com/2010/08/lecturas-obligatorias-fomento-de-la.html

    alcorze dijo...

    No la he leído aunque había oído hablar de ella. Apuntada queda.

    Besos!

    sonia dijo...

    Síííí!!!!Es genial este libro!!!! Anda que no recibí miradas raras en casa mientras lo leía de las carcajadas que me pegaba. Me encanta este hombre. Tiene escenas buenísimas, me recordaba a La Vida de Brian.
    Yo lo compré de casualidad en una feria del libro de verano, porque estaba Eduardo Mendoza firmando libros, firmado y todo por él ^^.

    Roxe dijo...

    ¡Apuntado queda!

    CreatiBea dijo...

    Seguro que agradecéis esta recomendación (para los que no habéis leído) :P

    Lola Montalvo, apunto los de Joaquín Borrell, gracias. Mi lista también empieza a ser muy larga, aunque se agradecen las recomendaciones, siempre vienen bien. Además, así vas a tiro hecho.

    Sonia, sabía que este tipo de humor a ti te gustaría ;))))
    Genial que lo tengas firmado y todo.

    Canoso dijo...

    Una gozada, yo soy a veces impaciente cuando me cuentan algo y se van por las ramas y termino usando esa genial frase del libro en la que en similar circunstancia dicen:

    Sí, sí, pero no seas didáctico sino apodíctico y háblanos del tema que nos ocupa, te lo ruego.

    Buena elección. Besos