; //
  • 31 Soy transparente

    . 16 marzo 2011

    Soy tan transparente que a veces parece que tenga subtítulos en la frente.


    Y os aseguro que esto de llevar encima un traductor mental incorporado no es fácil.

    No se fingir, mentir, ni disimular.


    En esta vida, atiborrada de aduladores por vocación y de profesión, lameculos, pelotas, profesionales de la falsa sonrisa, honestos adulterados, mentirosos, cobardes y excelentes diplomáticos, convivir, relacionarse y, a veces, hasta sobrevivir, es complicado. 


    Esta transparencia mía, combinada con un no saber morderme la lengua a tiempo, es más una carga que una virtud, difícil de llevar en un mundo de apariencias y falsedades; en un mundo de principios inestables; en un mundo donde la gente no quiere  o no está preparada para oír la verdad; en un mundo en el que no podemos prescindir de la mentira...


    En mi crecimiento no he desarrollado coraza ni máscara, y eso me expone y me hace más frágil.


    Los que sois como yo sabéis que somos ¿una especie en extinción?


    Lo siento, hoy no he tenido un buen día.

    votar

    31 comentarios :

    Sonix dijo...

    Pues a mí ya sabes que no me pasa lo mismo que a ti, sino algo que considero que es mucho peor. A veces necesito expresarme, o decir algo, y aunque sepa que debo abrirme más, no soy capaz. Me gustaría ser un poco más como tú en eso.
    Y ya sé que no estabas hablando de eso que comento exactamente, así que perdóname por anticipado por mear fuera del tiesto.
    Besos!

    alcorze dijo...

    La sinceridad y el decir las cosas claras es algo que no se lleva hoy en día. A mí me pasa parecido a tí aunque intento aprender a guardarme una parte, más que nada porque tengo personas en la que pensar.

    Animo!!!

    Ricardo Marin dijo...

    Excelente post.

    A veces la prudencia es una virtud y eso no significa dejar de ser auténtico.

    MARTINA. dijo...

    Si te sirve de consuelo yo tengo 42 años y no he logrado ser politicamente correcta y el jefe me lo reprocha cada día....sobre todo cuando me reúno con políticos de turno o imbéciles de paso....princesa, somos así...

    LaLolaSh dijo...

    Te comprendo. A mí también se me refleja todo en la cara. Aunque a la hora de expresarme verbalmente soy más comedida. A veces no es necesario decir todas las verdades a la cara. Eso no significa ser falso, muchas veces es cuestión de educación. Intento controlarme en ese aspecto aunque no siempre lo consigo. Sobre todo con la gente con la que tengo más confianza. Soy consciente que a veces machaco demasido. Control y control es lo que necesitamos Bea.

    ROSALÍA. dijo...

    La primera frase de tu post es muy buena. Yo he aprendido a base de golpes que mejor no decir lo que piensas, y escojo ese camino por mí, para no sufrir.
    Besos Bea.

    Fátima Ortiz dijo...

    Yo tampoco sé mentir, últimamente ni disimular, mis gestos y miradas me delatan continuamente sin yo pretenderlo, y pese a que muchos ven una gran virtud el decir la verdad a veces a mí me supone un verdadero problema en el día a día.
    Me siento a menudo vulnerable y eso que decir la verdad siempre ha sido considerado de valientes.
    Por esto y por mucho más creo que cada día me voy cerrando un poco más y evito a ciertas personas que puedo intuir que me puedan hacer daño, de ahí que sea algo asocial de primeras con los desconocidos.

    Un beso.

    Julie dijo...

    Cuando dices la verdad te creas muchos enemigos, a veces el silencio también es sinceridad. Y como Ricardo, pienso que la prudencia en muchos, muchos momentos de la vida, es esencial. Lo que más odio es la mentira y la falsedad. Y aunque lo percibo rapidamente, prefiero quedarme callada a juzgar o herir a los demás. Ya qu cada uno de nosotros, somos un mundo muy respetable. Me encanta tu blog. Un abrazo.

    María dijo...

    Más gente como tú, eso es lo que necesita este mundo.
    Y al que no le guste que no mire o escuche en este caso.
    Un abrazo

    Quino dijo...

    En la vida, es preferible ser transparente y sinceros. Que uno deba tener cierta cautela, es otra cosa. Pero, por lo demás es preferible ser así que encontrarte con personas que tienes que deducir lo que piensan o sacarle las palabras con una cuchara (valga la expresión).
    Interesante post, Bea.

    Besiños dende Lugo.

    Jose Luis dijo...

    No se fingir, mentir, ni disimular. Ni quiero. Vivimos pensando demasiado en los demás y es bueno pensar de vez en cuando en uno mismo. Desde mi misantropía, te comprendo.

    CreatiBea dijo...

    Sonix, tranquila, sé lo que quieres decir, y creo que tú también sabes a qué me refiero.
    No sé que es peor, la verdad, creo que las dos actitudes tienen una versión mejorable.
    Yo lo paso realmente mal cuando no puedo disimular mi malestar ante determinadas circunstancias, hechos o personas. Me es muy difícil o imposible.

    Y eso te pasa factura. Se nos ve venir y los adversarios juegan con ventaja. ;))

    CreatiBea dijo...

    Alcorze, yo también lo intento, pero la única manera que lo he conseguido es apartándome. Si escucho algo que no me parece bien, se me nota en la cara, y no te quiero ni contar cuando tengo que aguantar a alguien que no es de mi agrado... Se me nota nota todo, para bien o para mal.
    Tendré que aprender, aunque en mi caso, esta transparencia se mezcla con otros defectos, y lo veo difícil.

    Gracias!!!!

    CreatiBea dijo...

    Ricardo Marín, totalmente de acuerdo.

    Un saludo

    40añera dijo...

    45 años y me las siguen dando, bofetadas por no callarme, por decir las verdades creyendo que eso es ser honrado y amigo, por no saber fingir, disimular o aparentar y por que mi cara es un reflejo de todo lo que siento así que no creo que seamos una especie en peligro de extinción, creo que la sociedad se encarga de machacarnos tanto que terminamos con escudos y corazas
    Besitos

    Angelillo dijo...

    Me pasa exactamente lo mismo, soy demasiado transparente. Desde hace un par de semanas estoy sonriendo todo el rato, y me he pasado 3 meses con una tormenta sobre la cabeza. Debería haber disimulado mejor los 3 meses anteriores y no pude, y ahora debería disimular mi alegría y tampoco puedo. A ciertas edades es difícil ya cambiar el carácter.

    teologiadeS dijo...

    Hay ciertas veces que me surge lo mismo y he llegado a creer que soy yo la que está al revés del mundo, he llegado a pensar que a lo mejor voy al contrario de lo demás que la originalidad está por perderse.

    Por ser así aprendemos que somos únicos y no tenemos que pedir perdón por ello.

    Un saludo y muy reflexiva tu entrada.

    Canoso dijo...

    Es complicado ser demasiado claro, no saber disimular, la sinceridad solo se valora en esta sociedad cuando coincide con lo que quieres oir. En cualquier caso y al menos en mi caso, prefiero amigos así que aduladores de pacotilla.

    Besotes y buena semana.

    CreatiBea dijo...

    Martina, no tenemos remedio ¿o sí?...

    CreatiBea dijo...

    LaLolaSh, pues tienes toda la razón. El control es la clave, creo que es necesario. Aunque no suelo perder las formas, porque creo que la educación es un valor y también lo llevo muy dentro, hay veces que hay que saber disimular...
    A un curso de diplomacia me tengo que apuntar.

    Besos!!!!

    CreatiBea dijo...

    Rosalía, tengo mis dudas al respecto, no sé si es mejor o peor, pero desde luego lo más prudente y lo que menos problemas nos puede acarrear.

    Tendré que aprender. Todo es posible.

    Creo que también necesito un curso de interpretación...

    Besos!!!!

    CreatiBea dijo...

    Fátima Ortiz, yo tampoco sé si es una virtud... en cualquier caso, creo que debemos aprender a controlar, como dice LaLolaSh.

    O ponernos gafas de sol, ayudan ¿sabes?

    CreatiBea dijo...

    Julie, soy demasiado impulsiva, espontánea y tengo poca paciencia (eso sí que estoy bien segura de que es un defecto) así que unido a mi transparencia y que no se mentir, hacen un cóctel explosivo.

    Admiro a los que sabéis callar.
    Gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    CreatiBea dijo...

    María, muchas gracias. La verdad es que a veces me siendo un bicho raro...

    Besos.

    CreatiBea dijo...

    Quino, gracias por tus palabras. Siempre seré esclava de mis palabras y de mi rostro, pero prefiero eso que la hipocresía y la mentira.

    Aunque un poco de interpretación y disimulo no me vendría mal.

    Un abrazo.

    CreatiBea dijo...

    Jose Luis, muchas gracias.

    Feliz semana!!!!

    CreatiBea dijo...

    40añera, es cierto. Para que narices pregunta la gente sino quieren escuchar la verdad????

    En fin... reflexionando estoy... que me analizo mucho.

    CreatiBea dijo...

    Angelillo, me alegro que se haya ido la tormenta y estés en un momento dulce.

    ¿A qué se me nota la alegría?

    Yo creo que hasta escribiendo somos transparentes... en fin... prefiero ser así...

    CreatiBea dijo...

    telogiadeS, si... pero yo me analizo tanto... en fin... que no está demás aprender a controlar y a ser un poco más prudentes.

    Besos

    CreatiBea dijo...

    Canoso, y yo por supuesto. A la gente mentirosa y falsa no la quiero cerca.


    Un abrazo

    victoria dijo...

    Cómo te entiendo! me pasa igual, hay días (ultimamente demasiados), en los que quisiera vivir en una isla, jaja, ya que decir la verdad sobre lo que sea provoca situaciones super incómoda y ataques desde el otro lado o enojos, los "politicamente correctos" son quienes todos dicen "que divino que es", por que? porque nunca dicen lo que piensan, porque se callan incluso cuando algo les parece mal o no están de acuerdo. No soy así, la mayor parte de las veces digo lo que pienso (sólo cayo respecto a un tema en el que ya se como opina el resto y sólo yo opino de esa forma). A veces se sufre sí y te sentís sapo de otro pozo, pero no me gustaría ser "politicamente correcta", sólo estoy aprendiendo a anticipar situaciones en las que me van a caer encima si opino y no opino por mí, para evitarme lo que viene después.