; //
  • 14 Resaca navideña

    . 26 diciembre 2010


    Parece que he sobrevivido a la Nochebuena.

    Y es que, aunque mi intención era vivir estos días con mucha ilusión, yo, que soy del todo o nada, y cuando me pongo: me pongo, he padecido un  abrumador estrés navideño que no me ha permitido disfrutar mucho del asunto, o, mejor dicho, todo lo que hubiese querido.

    Me pasé la mañana del 24 comprando las viandas para la cena y algunos regalos de última hora (agotadoras las colas). Y después de comer, desde las cuatro: cocinando (me meto en cada berenjenal), envolviendo regalos, preparando la mesa y su centro, los disfraces etc, etc, etc... 

    Tengo un problema, y es que no sé delegar y soy hiperperfeccionista, así que ya os podéis imaginar... cuando me senté a la mesa estaba exhausta, entre otras cosas, porque el momento pre-cena en mi casa va acompañado de vinito, bailoteo, villancicos y demás... y todo esto, en la cabeza y en el cuerpo no cabe....

    Como anécdota os cuento que cuando (por fin) nos sentamos a la mesa, después de estar vestida y monísima de la muerte, nos dimos cuenta que faltaba algo... (¡horror!) los carabineros estaban aún en la nevera (momento desastre)...

    Ponte a cocinar los bichitos (con lo que salta y pringa eso) con tus mejores galas y rápido, porque todos  me estaban  esperando con las tripas cantando  y bajo la tortura de poder ver y no poder probar (más estrés).

    Afortunadamente, después disfrutamos de la cena sin sobresaltos. Triunfó el tartar de salmón, los pañuelitos de espárragos y el jamón. El segundo (lechazo al horno) no tuvo el reconocimiento que se merecía, porque, ya sabéis lo que pasa en estas cenas, comes tanto, que al final no puedes con todo... y, menos mal..., porque hice un flan de turrón que era difícil de ver... y de comer (no se me dan nada bien los postres).

    Lo mejor de la noche, fue la llegada de Papá Noel.



    Para hacerle más agradable la visita, todos nos vestimos con trajes parecidos al suyo (os pondría una foto, pero no me dejan) esperando poder verle y brindar con él.  No tuvimos esa suerte... (ohhhh), y como él acostumbra, en un momento de descuido, se coló por la ventana y nos dejó todos los regalos junto al árbol.

    Desde ese momento empecé a ver todo más claro, aún con el cava de más, pues mi queridísimo Noel me trajo unas lentillas nuevas, que falta me hacían. Un pijama, unas zapatillas, un libro y un gloss sabor y color chocolate que me encanta.

    Y entre risas, abrazos, juegos,  mucho cariño, buena conversación, turrón de chocolate y cava  nos dieron las cuatro de la mañana.

    Y al día siguiente, hecha polvo, la comida de Navidad, y vuelta a empezar... En este caso, iba a mesa servida, pero no me libré del atracón comestible y bebible.


    Hoy de resaca navideña y empacho de momentos entrañables...






    
    votar

    14 comentarios :

    rubo dijo...

    ¡Espectacular! Como no podía ser menos en ti.
    Un abrazo.

    ROSALIA dijo...

    Bea, vaya paliza te diste amiga. Eso no está pagado. Al final acabaste muy cansada pero seguro que tu sonrisa no se borró de la cara.
    Besitos wapa

    CreatiBea dijo...

    Rubo,Espectacularmente cansada...

    CreatiBea dijo...

    Rosalía, no te creas que cuando me agobio doy miedo...

    carlos63 dijo...

    Jajaja, intensas desde luego, casi has conseguido contagiarme el estrés. Yo tuve suerte y este año toco en otra casa, los dos anteriores fueron 20 comensales en la mía. Lo de los carabineros lo sufro yo, una porque me vuelven loco y los hago al momento de servir, o sea que media cena la paso con perfume de plancha, jajaja.

    Feliz año.

    NORMA SANTOS dijo...

    Huyyy, si eres perfecionista y no sabes delegar, me das miedo, luego explotaís de la peor manera, a Lía le pasa...es lo que tiene ser princesa, Bea...venga que seguro que te cayeron buenos regalos...

    Roxe dijo...

    ¡Bueno!
    Ves como todo pasa, ahora, a esperar a la del año que viene.
    ¡Feliz 2.011!

    CreatiBea dijo...

    Carlos63, es que a mi me gusta sentarme a la mesa y tenerlo todo preparado...
    Me encanta el olor de los bichejos a la plancha, pero en momento y en la cocina, no en mi...

    ;)

    CreatiBea dijo...

    Norma, ya ves, princesa y cocinando, claro... que tenía a todo el servicio de vacaciones navideñas ;D

    CreatiBea dijo...

    Roxe, si, espero no estresarme tanto... jajajaja

    meg dijo...

    Como han sido momentos entrañables, la resaca se pasa enseguida y es soportable. Me alegro de tu éxito y tu satisfacción reflejada en tus palabras. Un beso y feliz año nuevo.

    Ana Laura dijo...

    Ay qué trabajo, Bea, me agoté de leerte nomás, imagino tú. En mi familia la cosa está más repartida, si bien el asado lo preparó mi cuñado (al final hizo una bondeola de cerdo mechada con ciruelas y salsa de miel a las brasas, y parrillada para la previa), las ensaladas y los postres los trajeron los invitados (menos yo, yo me salvé).

    Como te dije en mi blog, a mí me tocará hacer los postres para fin de año (que se me dan muy bien), la idea es un lemon pie y una torta helada a base de chocolate. Después te cuento cómo me quedaron.

    Un saludo y qué descanses!!

    CreatiBea dijo...

    Meg, sí, la verdad es que me agobio pero me encanta prepararlo todo.
    Feliz 2011 también para ti.

    CreatiBea dijo...

    Ana Laura, si es que me complico, pero en el fondo lo hago porque me gusta.
    Los postres no van conmigo, debe ser que como no me gusta demasiado el dulce ... no sé... en fin ya me contarás como te salieron, seguro que ex-pec-ta-cu-la-res.

    Feliz 2011!!!!