; //
  • 8 Inocentes

    . 28 diciembre 2010

    La sociedad es cada vez  menos inocente

    Parece bastante complicado que nos cuelen alguna inocentada en los medios de comunicación, ya sabéis, anda por ahí al alcance de todos el sabelotodo de google... y si a esto le añadimos lo resabiada que anda la gente, y la desconfianza general que prima en el ambiente, menos aún.


    ¡Con lo que me gustaba a mi este día!

    En fin... 

    Aunque por otro lado, gracias a la tecnología podemos recuperar y ver divertidas inocentadas como esta:





    Sed un poquito malos y....



    Vigilad vuestra espalda.


    votar

    8 comentarios :

    CreatiBea dijo...

    Ahhh y contadme vuestras gloriosas inocentadas... que alguna caerá ¿no?

    O seréis las inocentes víctimas...

    Adrián J. Messina dijo...

    ¡Lo cierto es que está de moda tomar a los ciudadanos por inocentes!
    Me considero una persona inocente, pero muy despierta.
    Es por eso que inocentemente aquí en Argentina, nos cortan la luz, con 40 grados de sensación térmica...
    Ahora falta combustibles y de a poco el agua...

    Que la inocencia nos siga valiendo... y felicidades nos dicen...
    Mi ánimo no es de lo mejores en este momento gracias a nuestros gobernantes...

    Abrazos y mis mejores deseos para estas fiestas querida amiga.

    rubo dijo...

    Antes las cosas hacían más gracia, jajaja

    Toni dijo...

    Me he reido con ganas al ver descojonarse al bueno de Ángel Nieto...
    ¡Qué tiempos!

    Salu2

    Roxe dijo...

    ¡Que pena, que ya, no seamos inocentes!

    NORMA SANTOS dijo...

    ¿Mi inocentada? Ir de compras con Lía, esa ha sido su inocentada...por cierto, genial el vídeo

    Olgui dijo...

    Pues yo soy inocente, inocente. Y es que me lo creo todo!
    Cómo no, ayer a primera hora me la gastaron ... un amigo de Madrid que me hizo creer que se iba a vivir a Timor Oriental, nada menos.
    Hasta me alegré cuando me hizo caer en el día que era jajajaa!!!

    Angelillo dijo...

    A mí también me encanta hacer bromas y este día en particular.
    De pequeño le hice una muy graciosa a mi hermano: cambié el azúcar por sal. A él no le hizo gracia.
    Otro año, desde la cama, llamaba por móvil al fijo, y cuando oía que mi madre lo cogía, yo colgaba, y así 10 veces hasta hartarla.
    Este año ni inocentadas ni nada, trabajando con la lengua fuera por el cierre.