; //
  • 4 Antonio López: El hiperrealismo de lo cotidiano

    . 27 febrero 2010

    Nevera de hielo


    Taza de water y ventana


    lavavo y espejo


    Ropa en remojo


    La destreza asombrosa en la técnica  de Antonio López para crear estas pinturas casi fotográficas, me vuelve loca. Uno se puede pasar horas admirando cada detalle... cada matiz... 
    Me gusta toda la obra de A. López, pero esta serie de escenas cotidianas me fascina. Supuso un giro en su obra  cuando el pintor tenía 32 años y se trasladó a vivir al norte de Madrid para pintar escenas cotidianas, alejandose  de su trabajo anterior, más personal y anclado en su tierra manchega.

    En estas cuatro pinturas lo que  más admiro es la minuciosidad de los detalles, el hiperrealismo llevado al extremo, casi rozando la obsesión...  la exactitud, la precisión, la luz, la textura...

    Como dato de actualidad y de cifras os comento que  "Ropa en remojo",  pintada en 1968, se ha vendido hace poquito  (10-02-2010) en la sede londinense de Christie's por 457.250 libras (524.000 euros), en una subasta de Arte Contemporáneo y de Posguerra. Total... unos euritos de nada...

    Aprovecho la entrada para recomendaros "El sol del membrillo" (1992), película documental de Victor Erice , considerada como una de las mejores películas de la historia del cine. Podréis convertiros en espectadores privilegiados al contemplar paso a paso la técnica tan precisa que utiliza el pintor manchego para elaborar sus cuadros.

    ¡Genial!


    votar

    4 comentarios :

    Sirenita59 dijo...

    Una maravilla de pinturas!! Las observe, volvi a hacerlo y como dices tu; son increibles, parecen fotografias.

    Gracias por deleitarnos la vista y el conocimiento con artistas como este.

    un beso
    Gladys Eugenia

    CreatiBea dijo...

    Gracias guapa, son tan reales... fotos con trazo de pintura... preciosas...

    Explorador dijo...

    Pues la verdad es que nunca me han llamado demasiado la atención, me gustaban sin más, supongo que con cierta indiferencia. Pero cuando ví el que estaba haciendo dela Gran Vía de Madrid me pareció muy hermoso, y desde entonces apreció un poco mejor ese intento tan admirable de pintar la luz, como un nuevo Vermeer.

    La luz de ese lavabo, por ejemplo. Que pasada.

    Ana Laura dijo...

    Las pinturas son excelentes, sin la menor duda, como dices, esa atención a los detalles y el tratamiento del color y la luz son magistrales, pero honestametne, no me llaman los temas que elige el artista. No se me ocurre que disfrutara ninguna de estas pinturas colgada en mi sala - si tuviera una sala apropiada para albergar obras de arte, es decir. De cualquier manera, el talento del artista es innegable, gracias por hacérmelo conocer.

    Un saludo grande y muchas gracias por visitar mi blog y tu comentario :)