; //
  • 3 La música en/es mi vida

    . 03 enero 2010


    Desde el momento en que vine a este mundo la música ha formado parte de mi vida.
    Mi madre, siempre me ha contado que mientras estaba en la dolorosa espera de mi nacimiento, las enfermeras canturreaban mientras iban y venían una canción de "las Grecas" que le hicieron más llevadera mi remolona llegada, y se ve que, como dicen los expertos, esto influyó algo, porque, según dice mi madre también, desde muy pequenita yo ya cantaba: "Te estoy amando locamente...pero no sé como te lo voy a decir..." con un desparpajo innato.


    Las   influencias cantarinas maternales también hicieron lo suyo,  porque siempre recuerdo (lo sigue haciendo) a mi madre cantando mientras cocinaba, y teniendo en cuenta que me pasé nueve meses en asiento privilegiado, no es raro que yo cantase antes de hablar...
    Otro detalle es el tíovivo que tenía delante de mi casa en el que todas las tardes de seis a diez ponían los "hits" más importantes del momento. Recuerdo como me pasaba las horas sentada en el balcón aprendiéndome todas las canciones.
    Y lo que fue ya la locura fue el día que mi padre compró una cadena musical de las de discoteca... Tenía unos altavoces enormes, y me encantaba poner el volumen al máximo con los discos de Miguel Bosé y hacer play-back (ahí empecé a descubrir mi parte bailarina y coreógrafa).
    Lo de la cadena fue algo importantísimo en nuestras vidas porque desde ese momento en mi casa siempre sonaba música. De cualquier tipo, nunca hemos marginado nada. Sonaba desde el folklore segoviano del "Nuevo Mester de Juglaría"  a la ópera más virtuosa. He crecido con la poesía de Serrat, la impresionante voz de Nino Bravo, a ritmo de jazz con Nat king Cole, la insinuante voz de Maria Doleres Pradera... Me gustaba tanto que  yo ya en lugar de pedir juguetes siempre  pedía discos,  y poco a poco nos hicimos con una colección de vinilos importante... Los echo de menos...
    La tecnología los ha puesto de nuevo en mi vida, pero para mi no es lo mismo...
    En mi memoria siempre los escucharé con ese ruidito característico que hace la aguja al chocar con los surcos del disco.
    votar

    3 comentarios :

    ANTONIOB dijo...

    Ahora entiendo tu "transformer" cuando nos ibamos a bailar por ahi.
    Por el diá la mejor profesional;por la noche "la niña del exorcista".

    CreatiBea dijo...

    Lo llevo en los genes...

    ANTONIOB dijo...

    Ni que lo digas, me encanta.