; //
  • 7 "Comer, beber, amar"

    . 31 enero 2010

    Ayer, no sé por qué, me vino a la cabeza la magnífica película de Ang Lee: "Comer, beber, amar", que os recomiendo, dicho sea de paso. Es una de esas películas que no te cansas de ver. Siempre disfrutas y  le sacas algo, y sobre todo si, como yo, sois amantes del arte culinario.

    El autor recrea, con un gusto exquisito, escenas inolvidables donde podemos disfrutar fotograma tras fotograma de la elaboración de la cocina tradicional china. La cocina y la comida hacen, durante todo el film, de hilo conductor para retratarnos la vida de una familia taiwanesa  en la que se  comienzan  a resquebrajar sus raíces por la inevitable losa de la modernidad.

    Pero de lo que yo quería escribir, y esta película me ha dado pié, es de los grandes placeres de la vida. Hay muchísimos, pero, sin lugar a duda, estaréis de acuerdo conmigo en que, comer, beber y amar, serían tres de ellos.
    El placer de comer, que no engullir, es infinito. Este placer, en mi caso, comienza ya con la vista y el olfato, para culminar con el del gusto. Disfruto muchísimo comiendo y saboreando. Y, la verdad es que, si el plato está bien hecho, disfruto por igual con un tradicional cocido madrileño, que con una  tortilla  deconstruída de Ferran Adriá.
    Está claro que  la creación y elaboración de un buen plato es un arte. Pero es que, además, es un arte en el que se nos invita a poder disfrutar de la obra no sólo contemplándola, sino degustándola, convirtiendo este placer  en algo único.

    Disfrutar de un buen vino,  para mi también es un placer. Y desde luego, es un acompañante obligado para sacarle el mayor partido posible a un sabroso bocado. Es la pareja perfecta para complementar una excelente comida. (Y para complementar cualquier placer, diría yo...)

    Y amar... Amar es un placer. Aunque el amor siempre haya tenido  mala reputación, porque en si mismo lleva implícito el sufrimiento, mientras ese sentimiento permanece, es algo maravilloso y, desde luego, estaréis de acuerdo, muy placentero.

    Una exquisita comida maridada con un excelente vino, en buena compañía y con una interesante conversación = Placer absoluto

    ¿Estáis de acuerdo?

    votar

    7 comentarios :

    J.A.Ramirez dijo...

    No se puede estar mas de acuerdo. De echo mi novia y yo compartimos esa aficion. Preparar la mesa, cocinar juntos una receta desconocida, despacito, suave y con cariño y despues sentarse con un vinazo es lo mejor.
    Pero vamos que engullir de vez en cuando un buen plato de jamon del baratillo con un monton de pan con tomate y una tonica tampoco esta mal :P

    Saludos!

    CreatiBea dijo...

    J.A.Ramirez es que hay que disfrutar al máximo de los pequeños y grandes placeres que nos da la vida...
    Yo soy más de saborear que de engullir,pero confieso que como tenga hambre...
    En fin... un placer tenerte por aquí.

    Abrazos

    Manolo dijo...

    Este también me ha gustado. La pelicula es buena, y tu post mejor.

    Maria dijo...

    Uffff. los mejores placeres de la vida. PLACER ABSOLUTO!

    CreatiBea dijo...

    Gracias María. Me alegro que lo compartas. Un placer tenerte por aquí.

    Besos

    meg dijo...

    Buufff, Bea. Pues no quieres tú ná... Comida, bebida y amor del bueno... Y pa toa la vía, que decía la copla.

    Totalmente de acuerdo contigo, Bea, ya fuera de bromas. Yo recomiendo especialmente la película, que ya reseñé en mi fogon. Es una de las obras más perfeccionistas y seductoras en torno a la comida, que es no solo el hilo conductor sino la esencia en sí del filme.

    Buena reseña. Un besazo Bea.

    CreatiBea dijo...

    Gracias Meg. Se nota que nos gustan los placeres de la vida... ;)))

    Besos y bienvenida de nuevo ¿qué tal tu viaje?